BARCELONA (AP) — Girona dio el gran zarpazo ante Real Madrid en la liga española.

El delantero uruguayo Christian Stuani marcó un gol, colaboró en otro y fue clave en la remontada del modesto club catalán ante el campeón reinante Real Madrid, que cayó derrotado por 2-1 y quedó descolgado a ocho puntos del líder Barcelona.

Fue el segundo revés del equipo de Zinedine Zidane en el campeonato, el primero a domicilio, y ante un recién ascendido como el Girona, que escaló al 12do puesto de la tabla con 12 puntos.

“No creo que jugáramos mal. No faltó intensidad. Por eso me molesta. Son más detalles de concentración. No hay que darle más vueltas. No era lo previsto. Lo vamos a levantar”, relativizó Zidane.

El Madrid jugó en Cataluña por primera vez tras el agravamiento de la crisis en la región del noreste, donde parte de la población aboga por independizarse de España. No se produjeron incidentes.

Isco Alarcón puso en ventaja al Madrid a los 12 minutos, pero Stuani niveló a los 54 con su quinta diana del torneo, y luego facilitó el tanto de la victoria de Pere Pons a los 58.

Los madridistas, que jugaron un pésimo partido con numerosas bajas en el once, quedaron anclados en el tercer puesto con 20 puntos por la décima fecha, mientras que el Barsa cuenta 28 y el escolta Valencia 24.

“El planteamiento era valiente... Sabíamos que enfrentarnos al Madrid era ir contra un peso pesado siendo un peso pluma”, declaró el técnico de Girona Pablo Machín.

El tropiezo significó el fin del récord de victorias a domicilio en la liga del Madrid, que se quedó en 13, mientras que el debutante Girona ganó por primera vez en su historia al equipo capitalino.

En otros partidos, la Real Sociedad perdió de visitante frente al Getafe por 2-1, quedando así novena con 14 unidades.

Mikel Oyarzabal marcó a los 5 minutos por la Real, pero tantos de Angel Rodríguez (78) y Jorge Molina (85) dieron la vuelta al marcador y posibilitaron la tercera victoria liguera del décimo clasificado Getafe.

El undécimo, Levante, y el 17mo, Eibar, igualaron 2-2. Los levantinos se adelantaron gracias a goles de Morales y Enis Bardini a los 35 y 37 minutos, respectivamente, pero Anaitz Arbilla (51) y Charles (74) nivelaron por el Eibar.

El Málaga finalmente celebró su primer triunfo y abandonó la cola de la clasificación al vencer 2-1 al Celta de Vigo al cierre de la jornada. Adrián González (45) puso en ventaja al cuadro andaluz y Iago Aspas (76) igualó transitoriamente por los celtiñas, aunque José García “Recio” decantó nuevamente la balanza del bando local al transformar un penal a falta de siete minutos para el final.

Al Madrid le acompañó la suerte durante un buen rato en Girona, pues los locales contabilizaron dos remates a la madera en la primera mitad, que sin embargo acabó con ventaja blanca en el marcador, después de que Isco rebañara un mal rechace del arquero a tiro de Cristiano Ronaldo.

Poco entonados en la elaboración del juego, los madridistas se limitaron a buscar el contragolpe y cometieron numerosos errores en la entrega del balón, que el Girona no supo aprovechar.

Pablo Maffeo fue el primero en lanzar un balonazo al poste en intento de centro envenenado para Francisco Aday, y de allí originó la transición que supuso el tanto visitante, mientras que Portu repitió poco después un sorprendente cabezazo descendiente, que dio en la parte interior del arco y se paseó por la línea de gol ante la mirada de Kiko Casilla.

La jugada, algo rocambolesca, encontró réplica tras la reanudación en el arco defendido por Yassine Bono, que contempló como un improvisado remate de espuela de Karim Benzema era despejado por Aday.

Del posible 2-0 se pasó al empate, surgido de una conducción de Pere Pons que dejó una pelota suelta a pies de Stuani, instintivo, frio y paciente en el sorteo sobre Nacho Fernández e implacable en su zapatazo colocado a la izquierda de Casilla.

Descentrado, el equipo de Zidane no acertó a corregir sus deficiencias, sino que las amplió a la falta de atención defensiva, lo que posibilitó que Stuani recibiera en el área y soltara un remate cruzado que el arquero repelió en dirección a Maffeo, cuya posterior volea desvió a la red Portu.

Con el marcador en contra, Zidane dio entrada a Marco Asensio y Lucas Vázquez en busca de mayor clarividencia ofensiva, pero el Madrid siguió ofuscado y fue nuevamente Stuani quien más se acercó al gol con un toque picado sobre Casilla que se perdió fuera por poco.

El uruguayo de 31 años se retiró a poco del final entre aplausos, generalizados poco después al resto del plantel del Girona, verdugo de un Madrid alejado de la cima en la liga.