JERUSALÉN (AP) — Una agencia de ayuda de Naciones Unidas pidió el miércoles a Israel que permita la entrada de combustible de emergencia a la Franja de Gaza para evitar el cierre de hospitales e instalaciones de saneamiento.

La restricción israelí a la importación de combustible es “una práctica peligrosa, con graves consecuencias para los derechos de la población de Gaza”, dijo Jamie McGoldrick, de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Israel suspendió el suministro de petróleo y gas natural a Gaza la semana pasada en respuesta a las cometas y globos incendiarios lanzados hacia el sur de Israel. Las autoridades israelíes ya impusieron un veto temporal sobre este tipo de mercancías en julio por motivos similares.

El bloqueo impuesto por Israel y Egipto sobre la Franja desde que Hamas tomó el poder en 2007 provocó una paralizante escasez de combustible y hace que los gazatíes tengan apenas unas horas de electricidad al día.