LA HAYA, Holanda (AP) — Los fiscales holandeses abrieron el miércoles una investigación criminal a una organización que apoya los intentos de sus miembros por comprar un polvo letal que les ayude a quitarse la vida. El plan, anunciado el año pasado por una organización llamada Cooperativa Última Voluntad abrió un nuevo frente en el largo debate sobre la eutanasia y el suicidio asistido en Holanda.

En un comunicado, los fiscales dijeron que iniciaron la investigación "porque ayudar a suicidarse es ilegal" y porque los miembros de la organización estaban planeando entregar órdenes del polvo. En la declaración se pidió a la organización que cese sus actividades.

Ni el grupo ni los fiscales han identificado el polvo. El grupo dice que se puede comprar legalmente.

En una respuesta en su sitio web, la organización negó haber cometido actos ilícitos y dijo que sus abogados estaban estudiando el anuncio de los fiscales.

Aunque la eutanasia está despenalizada en Holanda si se realiza con la ayuda de un médico que se adhiera a ciertas condiciones estrictas, asistir a alguien a suicidarse sigue siendo ilegal.

La ley de eutanasia de 2002 hizo poco para detener el debate en Holanda. Una de las nuevas fronteras para los defensores de lo que llaman muerte por misericordia es un llamado a extender este método a personas que consideran que sus vidas llegaron a su fin pero que no cumplen con los criterios estrictos para la eutanasia asistida por un médico.

Durante años, los defensores del suicidio asistido han pedido que haya fármacos disponibles que permitan a las personas terminar con sus propias vidas de una manera digna e indolora.

Según la oficina de estadísticas del país, 1.894 personas se quitaron la vida en 2016. Mientras tanto, los casos de eutanasia están en aumento, con 6.585 casos reportados el año pasado y que representan el 4,4% de todas las muertes en Holanda.