HARTFORD, Connecticut (AP) — Una empleada doméstica que se había refugiado en una iglesia de Connecticut para evitar ser deportada a su natal Guatemala recibió el miércoles un permiso judicial para permanecer temporalmente en Estados Unidos.

Nury Chavarría, de 43 años, ingresó a territorio estadounidense sin permiso migratorio hace 24 años y en julio recibió la orden de abandonar el país a más tardar el 20 de julio.

Para impedir su deportación, Chavarría se refugió en la iglesia Dios Pentecostal, de New Haven.

El gobernador de Connecticut, Dannel Malloy, dijo que el servicio de Inmigración y Aduanas aceptó el miércoles revisar nuevamente el caso de Chavarría y un juez federal emitió la orden para protegerla de la deportación.

La mujer es madre de cuatro hijos de entre 9 y 21 años. El mayor tiene parálisis cerebral.

Las autoridades han negado la solicitud de asilo de Chavarría, pero desde hace 9 años le han otorgado permisos anuales de trabajo.