QUITO (AP) — Hernán Darío Gómez pidió el miércoles unión, orden y disciplina tras ser presentado como nuevo técnico de Ecuador para los próximos cuatro años y el objetivo de alcanzar el Mundial de Catar en 2022.

En sus primeras palabras, el técnico colombiano dijo que “unidos todos somos más fuertes, las cosas se logran cuando hay unión, hay amor y hay sentido de pertenencia”.

El “Bolillo” Gómez es un viejo conocido por la afición ecuatoriana. Fue el artífice de la clasificación del equipo a su primer Mundial, el de Corea-Japón en 2002. Ecuador, posteriormente, se clasificó a los mundiales de 2006 y 2014.

“Me siento muy contento de estar acá en mi casa. Esta siempre fue una casa que nunca olvidé y siempre pensé que iba a volver, jugándomela más duro porque tengo un prestigio y un cariño por los ecuatorianos”, aseveró el entrenador de 62 años.

Añadió que en una institución, empresa o equipo de fútbol hay conceptos “fundamentales y que no pueden fallar, una palabra que lleva al éxito a todo el mundo es el orden y la otra palabra es la disciplina”.

Gómez viene de conducir a Panamá, la tercera selección distinta que dirigió en una Copa del Mundo. En su debut mundialista, el equipo centroamericano perdió sus tres partidos en Rusia. Gómez también condujo a su natal Colombia en Francia 1998.

El presidente de la Federación, Carlos Villacís, señaló que ese organismo mantiene una videoteca completa con toda la información de las nuevas figuras que juegan en el fútbol nacional y en el exterior para que Gómez cuente con una base de material para empezar su trabajo.

En las eliminatorias para Rusia 2018, Ecuador fue de más a menos.

La selección empezó con cuatro victorias al hilo, inclusive con un resonante 2-0 ante Argentina en Buenos Aires por la primera fecha. Eso hizo soñar a la afición con la clasificación, tras lo cual su desempeño y su fútbol fue decepcionante, sumando tan solo ocho puntos en 14 partidos. Terminó en el octavo lugar con 20 unidades y con la afición en contra del técnico, el argentino Gustavo Quinteros, y de los jugadores.

Aún está pendiente la decisión si jugadores emblemáticos, que juegan en el extranjero, como Antonio Valencia, Christian Noboa y Enner Valencia, podrían ser parte de un nuevo ciclo con miras al mundial de Catar.