LA PAZ (AP) — El gobierno boliviano informó el lunes que el crecimiento anual del Producto Interno Bruto (PIB) del país fue de 3,94%, cifra que no alcanza a la prevista por el gobierno y representa una de las más bajas en los 11 años de la administración del presidente Evo Morales.

La medición se llevó a cabo entre junio de 2016 y junio de 2017, y el Estado esperaba alcanzar al menos 4,5% de aumento.

“El dato que nos ha jalado hacia abajo es el sector de hidrocarburos, que tiene una contracción de 5,82%, incidiendo negativamente en el crecimiento del PIB... Lamentablemente este año no hemos podido alcanzar la meta”, explicó el ministro de Economía, Mario Guillen, en conferencia de prensa.

El gobierno boliviano había previsto un crecimiento mayor al 4,5% en su presupuesto para este periodo porque el año pasado Bolivia logró un incremento de 4,6% y estuvo entre los países con mayor crecimiento de la región.

La primera vez que se registró un desplome en los números fue en 2010, cuando se informó de un 3,83% y el factor decisivo también fue el rubro de hidrocarburos tras la caída de los precios.

Bolivia es un país exportador de gas cuyos principales mercados son Brasil y Argentina. Brasil bajó a casi la mitad de su requerimiento de gas en los primeros meses de este año.

“No somos una economía ajena a la de América Latina y lo que les pasa a nuestro vecinos también nos afecta”, agregó Guillen.

Algunos organismos internacionales también previeron otros resultados: mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) había previsto un 4,2%, la CEPAL consideró un 4%.

Para el sector empresarial esta baja en el crecimiento es “un alerta para revertir esta tendencia y recuperar los niveles de crecimiento que se alcanzaron en los últimos años”, dijo el presidente de los empresarios privados, Ronald Nostas, según una nota de prensa de la entidad.

Bolivia tuvo el pico más alto de crecimiento en 2013 con 6,24%.