CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Si México, Estados Unidos y Canadá no concluyen en dos meses las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Washington podría aplazarlas para después de la elección o asunción del próximo mandatario mexicano, dijo el lunes el representante comercial estadounidense Robert Lighthizer.

El funcionario planteó la postura al concluir la séptima ronda de renegociación del TLCAN en la Ciudad de México, en las que se han conseguido pocos avances a la fecha.

“El tiempo disponible es bastante corto. No creo que podamos terminar esto a finales de mayo, y pensar que podemos tener todo concluido”, declaró Lighthizer. “No es absurdo pensar que se tenga que reducir el ritmo de las conversaciones en un momento determinado precisamente para mantener las conversaciones en marcha... y esperar hasta después de las elecciones”, afirmó el funcionario en referencia a los comicios presidenciales del 1 de julio en México.

“La pregunta es: ¿hasta cuándo? ¿Cuándo empezarías? Después de la elección o después de que el nuevo presidente esté a cargo y tenga listo su equipo”, manifestó Lighthizer.

Señaló que en las conversaciones más recientes se alcanzaron acuerdos solo en tres de los 27 capítulos restantes del TLCAN, como salud e higiene, transparencia y prácticas reglamentarias.

El progreso en las conversaciones ha sido más lento de lo esperado, subrayó, y agregó que después de noviembre podría ser más difícil conseguir la aprobación del Congreso estadounidense.

“Existe cierta posibilidad de que los demócratas se hagan del control del Congreso, e incluso si eso no sucede, con seguridad tendrán una composición distinta en el Congreso”, agregó.

Desde el inicio de las renegociaciones, solo se han alcanzado acuerdos en seis de los 30 capítulos del TLCAN, y persisten grandes discrepancias en diversos temas como el contenido regional y estadounidense en los vehículos, y los paneles de solución de diferencias.

Estados Unidos puso una nueva controversia en las conversaciones cuando el presidente Donald Trump anunció que su país impondrá nuevos aranceles a las importaciones de aluminio y acero, aunque después señaló que se exoneraría a México y Canadá de esa medida en caso de una exitosa renegociación del TLCAN.

Lighthizer rechazó que se hubiera tratado de una táctica de intimidación para presionar a Canadá y México.

“Es simple coincidencia”, afirmó el funcionario en relación a la fecha del anuncio de los nuevos aranceles.

No se trató de ninguna amenaza, afirmó Lighthizer. “Yo la verdad lo presenté como algo positivo... A mi juicio es un incentivo para conseguir un acuerdo”.

Lighthizer señaló que “en este momento nuestro objetivo continúa siendo tener un acuerdo trilateral”, aunque subrayó que el gobierno de Trump está “dispuesto a avanzar de forma bilateral” sea con Canadá o México.