NUEVA YORK (AP) — Ikea reanudó el retiro de venta de 29 millones de cómodas y vestidores el martes tras la muerte de ocho niños.

El director general Lars Petersson dijo que Ikea quiere elevar la conciencia del público sobre varios tipos de estos muebles que pueden volcarse fácilmente si no se los sujeta con firmeza a una pared.

La muerte de un niño en California, atrapado bajo un vestidor Ikea Malm en mayo, suscitó interrogantes acerca de si la empresa difundió adecuadamente el retiro, anunciado inicialmente en junio de 2016. La cadena de mueblerías sueca y los reguladores federales piden a los clientes que tomen medidas inmediatamente, sea para asegurar los muebles o devolverlos.

Petersson dijo que Ikea ha realizado una amplia campaña de comunicaciones a través de redes sociales, su página web y publicidad impresa o por televisión. Hace dos meses envió mensajes a 13 millones de personas acerca del retiro de los muebles.

Con todo, dijo, es necesario crear conciencia sobre el retiro “porque nos parece tan importante llegar a la mayor cantidad de gente que sea posible”.

El retiro, dirigido a clientes en Estados Unidos y Canadá, afecta los muebles infantiles de más de 60 centímetros (23,5 pulgadas) de altura y para adultos de más de 75 centímetros (29,5 pulgadas) de altura.