CARACAS (AP) — Al ritmo tambores y canciones de salsa y pop, cientos de seguidores de gobierno y empleados públicos olvidaron por algunas horas los rigores de la profunda crisis económica y social que agobia a Venezuela y salieron el jueves a marchar para conmemorar los cinco años de la muerte del presidente Hugo Chávez.

Vestidos con sus características camisetas rojas y levantando banderas del partido oficialista y pancartas en respaldo a Chávez, cientos de personas marcharon bajo un ardiente sol por algunas de las calles del oeste de Caracas siguiendo el recorrido que el 15 de marzo de 2013 realizó el féretro del líder político hasta el lugar donde fue enterrado en el museo del Cuartel de la Montaña.

La marcha fue encabezada por el vicepresidente del partido oficialista, constituyente Diosdado Cabello, quien conduciendo un vehículo militar rojo acompañó a otro auto donde había un pebetero que fue colocado luego frente a la tumba de Chávez.

"Al mal tiempo buena cara", afirmó sonreída Scarlet Capote, una humilde ama de casa de 40 años, al reconocer que a pesar de la crisis los venezolanos no pierden la esperanza.

"A cinco años de la muerte de Chávez las cosas han cambiado y estamos sufriendo, pero igualito seguimos en la lucha", agregó la mujer mientras cargaba en brazos a su hija de dos años y se movía al ritmo de una contagiosa canción de pop que se hizo en honor al fallecido líder, que gobernó el país petrolero entre 1999 y 2013.

"Nosotros estamos aquí comprometidos con esto porque todo va mejorar", afirmó Galo Cisneros, un funcionario del estatal Instituto Nacional de Tierras de 69 años mientras exhibía una camiseta que tenía estampado los ojos de Chávez y la frase "te lo juro".

El presidente Nicolás Maduro no acompañó la marcha pero si participó, junto al alto mando militar, en un homenaje que se hizo a Chávez en la Academia Militar, al oeste de la capital.

"¡Qué heroico pueblo tenemos!", dijo Maduro al reconocer que a pesar de las dificultades que han enfrentado los sectores aliados al gobierno en los últimos cinco años "aquí estamos de pie".

En su discurso, que difundió la televisora estatal, el mandatario, que está optando a la reelección en los comicios de mayo, instó a los seguidores del gobierno a que "cultiven la lealtad".

A pesar de la compleja situación económica, generada por una desbordada inflación que alcanzó en febrero una tasa anualizada de 6.147,1% según estimaciones de congresistas opositores, y una fuerte escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos, Maduro figura como favorito para ganar en las elecciones del 20 de mayo. La coalición opositora descartó su participación alegando la falta de garantías electorales.

Maduro tendrá como contendores en los comicios al exgobernador del estado central de Lara, Henri Falcón, quien es su principal rival, el pastor evangélico Javier Bertucci, el empresario Luis Alejandro Ratti y el ingeniero Reinaldo Quijada.