WASHINGTON (AP) — El banco central de Estados Unidos se abstuvo de cambiar su tasa de interés de referencia, pero indicó que habrá subidas graduales de los tipos en los próximos meses, siempre y cuando la economía se mantenga saludable.

La decisión de la Reserva Federal dejó la tasa de interés clave a corto plazo del banco central entre el 1,75% y el 2%, un nivel alcanzado en junio, cuando la Fed aumentó la tasa por segunda vez este año.

La Reserva Federal proyectó en junio que habría cuatro alzas de las tasas este año, frente a las tres que hubo en 2017. Los economistas privados creen que la próxima alza se produzca durante la reunión de la Fed en septiembre.

En una breve declaración de política, la Reserva Federal señaló el fortalecimiento del mercado laboral, el crecimiento de la actividad económica a "una tasa fuerte" y una inflación que ha alcanzado la meta del banco central, del 2% anual. Los funcionarios consideran que los riesgos económicos están más o menos equilibrados.