NUEVA YORK (AP) — La tasa de muertes por armas de fuego en Estados Unidos subió por segundo año consecutivo, luego de 15 años sin cambios notables, informó un reporte del gobierno el viernes. Aproximadamente dos terceras partes de las muertes con armas de fuego son suicidios y esos han estado aumentando en los últimos 10 años.

Hasta recientemente, esa proporción se había visto contrarrestada por una declinación en la cantidad de personas baleadas por otros, pero ha habido un alza reciente en homicidios con armas de fuego, dicen los expertos.

En general, la mortalidad por armas de fuego subió a 12 por cada 100.000 personas el año pasado, de 11 en 2015, de acuerdo con el reporte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés).

Antes de eso, la tasa se había mantenido en alrededor de 10: el nivel al que cayó a finales de la década de 1990. A inicios de esa década, llegó a ser de 15 por cada 100.000 personas.

En los últimos dos años, un marcado incremento de homicidios en Chicago y otros sitios ha sido lo suficientemente grande para elevar las estadísticas nacionales. De acuerdo con cifras del FBI, el total de homicidios con armas de fuego en Estados Unidos subió a 11.000 el año pasado, de 9.600 el año previo.

En total, hubo más de 38.000 muertes con armas de fuego el año pasado, de acuerdo con el reporte. Eso representa un aumento respecto a las 36.000 registradas en 2015 y alrededor de 33.500 cada año entre 2011 y 2014.

El nuevo reporte de los CDC significa que la nación se acerca a dos décadas desde la última vez que hubo una mejora significativa en la mortalidad por armas de fuego, dijo el doctor Garen Wintemute, prominente estudioso de la violencia con armas de fuego en la Universidad de California en Davis.

La tasa los primeros tres meses de este año fue aproximadamente la misma del mismo período el año pasado. Con suerte, es un indicio de que va a volver a estabilizarse, agregó.

La mayoría de las muertes con armas de fuego tienden a ocurrir en condiciones cálidas, por lo que es demasiado pronto para saber la tendencia de este año, dijo Bob Anderson, jefe de estadísticas de mortalidad de los CDC.

El reporte indica además la continuación del incremento de la tasa de muertes por sobredosis de drogas, que alcanzó 20 por cada 100.000 el año pasado, comparado con 16 en 2015. La heroína y otros opiáceos impulsan la mayor epidemia de drogas en la historia de Estados Unidos.