BEIRUT (AP) — La peor desnutrición desde el inicio de la guerra civil en Siria hace casi siete años ha sido registrada en un suburbio capitalino controlado por los rebeldes que ha sido asediado por fuerzas del gobierno por más de cuatro años, dijo el miércoles la UNICEF.

Casi la mitad de las 400.000 personas atrapadas en el suburbio de Ghouta del este, al noreste de Damasco, son niños, dijo la agencia de la ONU para la infancia.

Un sondeo conducido en el área en noviembre concluyó que 11,9% de los niños menores de 5 años sufren de desnutrición aguda, comparado con 2,1% en un estudio similar en enero, dijo la agencia.

Añadió que le preocupa la persistente violencia en Ghouta, que se ha intensificado en días recientes. El miércoles, Rusia dijo que el gobierno sirio había acordado una tregua de 48 horas en el área.

El anuncio de la tregua se produjo al inicio de una nueva ronda de negociaciones auspiciadas por la ONU en Ginebra.

Los activistas reportaron el miércoles una reducción, aunque no un cese, de los bombardeos del gobierno allí. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos dice que al menos 150 civiles, incluyendo 35 niños, han muerto en el área desde el 14 de noviembre.

El Comité Internacional de Rescate estimó que 450 personas están en necesidad urgente de evacuación médica, incluyendo por cáncer y diálisis.

"Una tregua de dos días no es suficiente para civiles que enfrentan graves violaciones de las leyes internacionales _ incluyendo bombardeos y asedio _ pero es una oportunidad para salvar las vidas de quienes necesitan desesperadamente tratamiento”, dijo Thomas Garofalo, director de relaciones públicas del Comité para el Oriente Medio.

El director regional de la UNICEF Geert Cappelaere llamó al levantamiento del sitio impuesto por el gobierno y dijo que la violencia y el asedio han “devastado” la salud de los niños.

El gobierno ha apretado el sitio, en vigor desde mediados del 2013, impidiendo el acceso al área de alimentos contrabandeados. La UNICEF dice que el creciente costo de productos básicos ha imposibilitado para muchos la preparación de cenas.

Una porción básica de pan cuesta 85 veces más en Ghouta oriental que en Damasco, que está apenas a 15 kilómetros, dice la UNICEF.