PANAMÁ (AP) — El incremento de los cultivos de droga en Colombia y el remanente de disidentes de las FARC que no se han acogido al proceso de paz están fomentando la aparición de más organizaciones locales para el tráfico de narcóticos, dijo el miércoles el gobierno de Panamá al anunciar que reforzaría la seguridad en sectores donde se sospecha que hay rutas para el trasiego de drogas.

El anuncio del gobierno surge tras la celebración de una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad, encabezado por el presidente Juan Carlos Varela, tras la cual también afirmó que al menos cinco homicidios ocurridos en el país en diferentes sectores durante el fin de semana están vinculados a grupos organizados del narcotráfico.

“Desde hace más de un año se ha advertido al país y a los países de la región el impacto que puede tener el aumento significativo de los cultivos de hectáreas de drogas sembrados en Colombia” dijo la Secretaría de Comunicación en un comunicado al informar de la reunión. El documento detalló que, según especialistas, el trasiego de droga se ha tornado más peligroso debido a la vinculación con grupos armados disidentes de Colombia.

“Esta situación ha generado el desarrollo de bandas locales que sumadas a los carteles de drogas internacionales, tiene la responsabilidad directa de más de 70% de los homicidios que ocurren en el país”, agregaba el comunicado.

Las autoridades además dijeron que noviembre ha sido un mes récord en incautación de drogas en Panamá --nueve toneladas de cocaína-- lo que supone que al término del 2017 la nación superaría las 64 toneladas de droga. En 2016 los decomisos se elevaron a 62 toneladas, lo cual fue considerado el mayor registro anual de incautaciones desde que se llevan las estadísticas.

Para hacer frente a la arremetida del narcotráfico, las autoridades locales comenzaron operaciones masivas en las Islas de Las Perlas y la provincia de Darién --sobre el Pacífico y fronteriza con Colombia-- y en el Caribe en la provincia de Colón. Por último, se precisó que se están conformando grupos especiales para apoyar con el enjuiciamiento de las diferentes bandas criminales que se dedican al narcotráfico.