SANTIAGO DE CHILE (AP) — Natalia Compagnon, nuera de la expresidenta chilena Michelle Bachelet, fue condenada el martes a 541 días de pena remitida --es decir, que puede cumplirse en libertad mientras acuda cada mes ante las autoridades-- y al pago de una multa de unos 35.000 dólares por delitos tributarios cometidos entre 2012 y 2014.

La condena fue impuesta por el mismo tribunal que hace trece días la encontró culpable de los delitos impositivos por emitir facturas falsas para rebajar impuestos en la declaración de renta de la empresa Caval, de la cual era dueña en un 50%. Compagnon y su esposo Sebastián Dávalos, hijo mayor de Bachelet, se reunieron con uno de los hombres más ricos de Chile en 2013 y le pidieron prestados diez millones de dólares. El préstamo se les concedió un día después de que la exmandataria ganara su segundo periodo presidencial en el balotaje.

Caval compró terrenos agrícolas en diez millones de dólares y pocas semanas después los vendieron en 15 millones con la promesa de que en ellos se podrían construir edificios y casas residenciales. Casi una decena de personas implicadas en el negocio inmobiliario aceptaron juicios abreviados al igual que sus condenas.

Compagnon llegó al juicio oral en julio, después de casi tres años y medio de un proceso investigativo.

La fiscalía había solicitado cuatro años de cárcel efectiva para la mujer, que aún puede apelar ante dos tribunales. Su esposo fue absuelto del proceso, pero pronto será investigado judicialmente acusado de estafar a un empresario que les compró informes mineros como parte de un negocio de asesorías minerías.

Según los fiscales, el contenido de los informes fue sustraído del sitio de internet de una corporación minera.

Bachelet estaba de vacaciones cuando estalló el escándalo de la especulación inmobiliaria y no las suspendió. A su regreso a Santiago negó conocer los negocios de Caval y aseguró que se enteró por la prensa, aunque una parte importante de la opinión pública no le creyó y pronto perdió 30 puntos de popularidad y credibilidad, los que nunca recuperó totalmente.

En marzo pasado entregó el poder al centroderechista Sebastián Piñera.