NUEVA YORK (AP) — Un activista de inmigración que cuenta con el apoyo de políticos demócratas de Nueva York en su lucha contra la deportación no tendrá que irse del país antes de que se realice una audiencia sobre su caso.

Ravi Ragbir, natural de Trinidad y Tobago, dice en una demanda que las autoridades de inmigración se han enfocado en él y otros activistas en un intento del gobierno federal por silenciar a la disidencia.

"Estos activistas han estado bajo vigilancia, han sido intimidados, acosados y detenidos, sus casas han sido allanadas, muchos han sido detenidos en las calles a plena luz del día, y algunos incluso han sido deportados", se indica en la querella.

Ragbir encabeza la Coalición Nuevo Santuario de la Ciudad de Nueva York, que aglutina a 150 organizaciones pro inmigrantes con bases religiosas. Fue detenido el 11 de enero tras acudir a una presentación de rutina ante las autoridades de inmigración en Nueva York.

Técnicamente llevaba años en un proceso de deportación, después de que en 2001 fue declarado culpable de fraude electrónico por labores que hizo en una empresa deshonesta de bienes raíces. Pero dicho proceso siempre había estado detenido.

Según una disposición fechada el jueves, los abogados de Ragbir y la fiscalía decidieron que el activista no será deportado hasta que haya una audiencia sobre el caso en algún momento después del 14 de marzo. Sin embargo, aún debe comparecer el sábado en otra audiencia de inmigración.

La querella alega que la expresión política de los activistas está protegida por la Primera Enmienda constitucional, y al gobierno debería prohibírsele que se enfoque erróneamente en ellos y debería eximir a Ragbir de la deportación.

Ragbir fue puesto en libertad la semana pasada, luego que una juez federal falló que no se le había dado suficiente tiempo para despedirse de sus familiares. Esa magistrada, Katherine B. Forrest, manifestó "graves preocupaciones" por las acusaciones de que era blanco de deportación debido a sus actividades políticas.

La semana previa a su arresto, otro líder de la Coalición Nuevo Santuario, Jean Montrevil, fue arrestado en la calle y deportado a Haití. Montrevil fue sentenciado a 11 meses de prisión por vender cocaína.

El mes pasado, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas también detuvo al esposo de una activista de inmigración en Boulder, Colorado, que acaparó la atención de los medios tras refugiarse en una iglesia para evitar ser deportada.