LONDRES (AP) — El técnico del Manchester City Pep Guardiola aprovechó la plataforma suministrada por su primer trofeo de copa con el club de la Liga Premier inglesa para criticar el domingo el encarcelamiento de políticos pro independencia en Cataluña.

Guardiola desafió una denuncia de la Asociación Inglesa de Fútbol (FA) de difundir mensajes políticos, al seguir luciendo un lazo amarillo en respaldo a los políticos encarcelados y exiliados durante la victoria del City sobre Arsenal en la final de la Copa de la Liga en el estadio Wembley.

Ídolo en Cataluña por sus logros como jugador y entrenador del Barcelona, Guardiola no está dispuesto en frenar su apoyo a una causa en la que cree fervientemente, sin importar que eso pueda ocasionarle un castigo de la FA. Guardiola ha estado luciendo una cinta amarilla desde un fallido intento de secesión de octubre pasado, cuando se realizó un referendo independista que había sido declarado ilegal.

“Antes de ser un técnico, soy un ser humano”, declaró Guardiola tras la victoria 3-0 del City ante Arsenal en el estadio referente del fútbol inglés. “Creo que en Inglaterra saben bien lo que eso significa. Ustedes tuvieron el Brexit. Dejaron que la gente opinara (el voto para salir de la Unión Europea).

“Permitieron a Escocia organizar un referéndum sobre si querían permanecer o no y la gente votó (para quedarse en el Reino Unido). Eso es lo que ellos piden (para Cataluña). Ahora están en cárcel preventiva”.

El exvicepresidente regional Oriol Junqueras continúa detenido, junto al exconsejero de Interior Joaquim Forn y los activistas Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. Cinco ex miembros del gabinete catalán, dirigidos por el expresidente de la región Carles Puigdemont, evadieron las citaciones del tribunal al mudarse a Bélgica, luego que legisladores separatistas aprobaron una declaración ilegal de independencia.

"Si ellos regresan, serán encarcelados”, dijo Guardiola al responder varias preguntas sobre el tema en su rueda de prensa. “No se trata de políticas, es por la democracia. Es por gente que lo darían todo por la democracia”.

Miles de lazos fueron repartidos a los hinchas del City en Wembley en una muestra de solidaridad con la protesta de Guardiola.

“Esta es una iniciativa popular y estoy agradecido por ello”, dijo Guardiola.

La rueda de prensa comenzó con Guardiola dándole las gracias al dueño del City, Sheikh Mansour bin Zayed Al Nahyan, miembro de la familia gobernante de Abu Dabi, la rica capital de los Emiratos Árabes Unidos.

Sheikh Mansour también funge como vice primer ministro y ministro de asuntos presidenciales de los Emiratos, nación señalada por Amnistía Internacional por su “repetida restricción arbitraria de las libertades de expresión y asociación” y detener a críticos del gobierno.

Al preguntársele sobre cómo justifica su firme posición sobre Catuluña con los cuestionamientos a la situación de los derechos humanos en los Emiratos, Guardiola respondió: “Cada país decide cómo vivir. Si alguien decide vivir en ese (país) así son las cosas”.

“Yo estoy en un país con una democracia instaurada hace años y trato de salvaguardar esa situación”, dijo.