MOSCÚ (AP) — El ignoto profesor sospechoso de servir de vínculo entre Rusia y la campaña Trump visitó el país varias veces en los últimos años y participó en conferencias del instituto de investigaciones preferido del presidente ruso Vladimir Putin.

Joseph Mifsud ha sido identificado como el profesor anónimo que ofreció organizar reuniones con funcionarios rusos capaces de proporcionar "miles de emails" con información perjudicial para la rival de Donald Trump, la candidata demócrata Hillary Clinton. Es un partidario declarado de Putin y tiene lazos con instituciones rusas importantes.

Mifsud ha visitado Rusia al menos una vez al año desde 2014, últimamente en septiembre, según mensajes online en sitios académicos rusos y ha participado en eventos en el Club de Discusión Valdai, preferido por Putin. También ha brindado conferencias en la Universidad de Moscú.

En el documento ante el tribunal estadounidense que entiende en el caso contra George Papadopoulos, un excolaborador de Trump en asuntos de política exterior, se alude a un "profesor en Londres" que en varias reuniones con el asesor ofrece concertar reuniones con funcionarios rusos que podían dar información perjudicial para Clinton, pero la comparación de los documentos judiciales con la correspondencia electrónica de Papadopoulos obtenida por The Associated Press confirma que Mifsud es el profesor.

Mifsud, que no está acusado de delito alguno, no respondió a los pedidos de declaraciones de The Associated Press, pero dijo al periódico The Telegraph que él es, efectivamente, el "profesor en Londres" y que su conciencia está limpia.

Papadopoulos, de 30 años, se ha declarado culpable de mentir al FBI. Dice que los documentos judiciales son "veraces y precisos" en cuanto a los hechos y que está colaborando con el FBI desde hace meses, lo que permite conjeturar que ha aceptado grabar subrepticiamente conversaciones con gente del gobierno ruso y la campaña de Trump.

Mifsud, un ciudadano maltés, parece tener lazos con instituciones importantes en Rusia, pero sus credenciales en Gran Bretaña son más bien vagas.

Tiene un puesto de profesor en el departamento de política de la Universidad de Stirling, Escocia, según funcionarios de la institución, pero no aparece en la lista de expertos de la universidad, cuya oficina de prensa se negó a revelar con qué frecuencia se encuentra allí.