REYKJAVIK (AP) — El partido oficialista de Islandia sorpresivamente obtuvo la mayoría en las elecciones parlamentarias y enfrenta ahora la ardua tarea de formar gobierno, luego que un total de ocho partidos ascendieron al legislativo, una hazaña sin precedente.

El oficialista Partido por la Independencia obtuvo el mayor número de escaños con 25% de los votos, el peor desempeño de su historia. El izquierdista Movimiento de los Verdes llegó de segundo con 17%. Ello implica que el Partido de la Independencia necesitará el apoyo de por lo menos dos partidos para poder formar gobierno.

Dos partidos pequeños, el Partido del Pueblo y el Partido del Centro, tuvieron resultados sorpresivamente buenos con 7% y 11% respectivamente.

Dijo en analista político Gunnar Smari Egilsson: “Todos perdieron. La oposición actual no obtuvo escaños adicionales y la coalición gobernante perdió 12 escaños. Los únicos que ganaron fueron los populistas”.