BERLÍN (AP) — Un exguardia del campo de exterminio de Majdanek en la Polonia ocupada por los nazis ha sido acusado de complicidad en el asesinato de al menos 17.000 judíos, dijo la fiscalía de Francfort el viernes.

El hombre de 96 años, cuyo nombre no fue dado a conocer bajo las normas alemanas de privacidad, presuntamente fue guardia en el campo en las afueras de Lublin, Polonia, entre agosto de 1943 y enero de 1944, cuando se perpetraron los asesinatos.

La fiscalía alega que como soldado de la división Calavera de las SS, el hombre montaba guardia en las torres perimetrales del campo.

“De acuerdo con todas las pruebas conocidas, el sospechoso, tanto como todos los demás miembros de las SS en el campo, estaba al tanto del asesinato en masa cruel y sistemático”, dijo la fiscalía en un comunicado.

El acta de acusación dice que el hombre apoyó la llamada Operación “Erntefest” _Festival de la Cosecha_ el 3 de noviembre de 1943, cuando 17.000 presos judíos de Majdanek y otros que realizaban trabajos forzados en los alrededores de Lublin fueron fusilados en fosas en torno al campo. Mientras tanto, los altoparlantes de Majdanek disimulaban el ruido de los disparos con música.

El acusado “en su función de guardia del perímetro y guardia de torre colaboró consciente y deliberadamente con las matanzas”, dijo la fiscalía.

No se ha fijado fecha para el juicio.

Pasados más de 70 años de la Segunda Guerra Mundial, los fiscales alemanes siguen iniciando juicios a sospechosos de crímenes de guerra nazis. Debido a la edad de los sospechosos, la tarea se vuelve cada vez más difícil, pero en los últimos años los fiscales han logrado algunas condenas notables.