WASHINGTON (AP) — La Corte Suprema federal rechazó el lunes el intento del gobierno del presidente Donald Trump de no saltarse a una corte de apelaciones y hacer que el máximo tribunal intervenga en el destino del programa DACA, el cual protege de la deportación a cientos de miles de jóvenes inmigrantes.

El anuncio significa que el caso que afecta a los “dreamers” tendrá que pasar primero por las cortes de menor instancia antes de cualquier posible intervención de la Corte Suprema. También existe la posibilidad de que el caso se vuelva irrelevante si el Congreso toma antes alguna medida al respecto. Sin embargo, las iniciativas para que los legisladores atiendan el asunto se han estancado.

La decisión de la Corte Suprema de mantenerse, por ahora, fuera del caso del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), implementado bajo el mandato del presidente Barack Obama, no fue una sorpresa. Es muy raro que el máximo tribunal analice un caso antes de que lo haya hecho un tribunal de apelaciones de menor instancia.

Pero los partidarios del DACA elogiaron la decisión como un triunfo significativo, aunque temporal. Trump dijo que ahora el caso será escuchado en una corte de apelaciones y “ya veremos qué sucede a partir de ahí”.

“Ustedes saben que hemos tratado de moverlo rápido porque queremos ayudar al DACA. Creo que todos los presentes en esta habitación quieren ayudar en cuanto al DACA”, dijo el mandatario durante una reunión con los gobernadores que lo visitaron. “Pero la Corte Suprema acaba de determinar que tiene que pasar por los canales habituales”.

El DACA ha protegido de la deportación y dado permisos de trabajo a cerca de 800.000 jóvenes inmigrantes que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños y se quedaron a vivir en el país sin autorización.

En septiembre del año pasado, Trump argumentó que Obama se había excedido en sus poderes ejecutivos cuando creó el programa. El actual mandatario anunció que iba a eliminar el DACA a partir del 5 de marzo y les dio a los legisladores hasta esa fecha para presentar una enmienda legislativa.

Pero en las últimas semanas, jueces federales en San Francisco y Nueva York han hecho que el plazo de Trump sea temporalmente irrelevante para la gente que ha solicitado su renovación en el programa y se le ha concedido. Los fallos no son aplicables para las personas que han presentado su solicitud por primera vez.

Los jueces han emitido interdictos en los que ordenan que el gobierno mantenga vigente el DACA mientras las cortes analizan las impugnaciones legales a la orden de Trump de eliminar el programa. Como resultado, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) reanudó en enero la aceptación y el procesamiento de las solicitudes de renovación del DACA, de la misma forma en que lo hacía antes del anuncio de Trump en septiembre.

El gobierno de Trump no ha intentado bloquear los interdictos que obligan a que el programa siga operando. Aunque la fecha del 5 de marzo ya es irrelevante, Greisa Martinez, directora de políticas y activismo en el grupo United We Dream, dijo que los partidarios del DACA planean manifestarse en Washington ese día en parte para seguir presionando al Congreso a que actúe al respecto.

Hace dos semanas, el Senado rechazó un proyecto de ley bipartidista que les ofrecía a los dreamers un mecanismo para naturalizarse y a la vez proporcionaba 25.000 millones de dólares al presidente Donald Trump para el muro que desea erigir en la frontera con México. Una propuesta más conservadora de la Cámara de Representantes que reduce fuertemente la inmigración legal al país e impone otras restricciones ha languidecido por falta de los votos republicanos que requeriría para su aprobación, por lo que se desconoce cuál será su destino.

____

Elliot Spagat contribuyó con este despacho desde San Diego y Jill Colvin, Mark Sherman y Alan Fram contribuyeron desde Washington.