EL-ARISH, Egipto (AP) — Ocho civiles y dos soldados murieron en una emboscada de milicianos de la filial del grupo Estado Islámico a una caravana de camiones de concreto procedente de una fábrica militar en la Península del Sinaí, según dijeron el viernes fuentes de seguridad egipcias.

El teniente coronel Ibrahim Hussein Mohammed murió en el ataque del jueves por la noche cerca de la localidad de Nakhl, indicaron las fuentes. Los milicianos, del grupo antes conocido como Ansar Beit al-Maqdis, robaron las armas de los hombres y quemaron siete camiones.

Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar con la prensa.

Las fuerzas de seguridad luchan desde hace años con milicianos en el norte del Sinaí, en una insurgencia que resurgió después de que el Ejército depusiera en 2013 al electo pero divisivo presidente islamista del país.

Egipto también sufre cada vez más ataques de milicianos en su desierto occidental.