SEÚL (AP) — Funcionarios de Estados Unidos y Corea del Norte sostuvieron el domingo conversaciones “productivas” sobre la entrega de restos de soldados estadounidenses desaparecidos durante la Guerra de Corea, dijo el secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo.

Pompeo, que no participó en la reunión, dijo en un comunicado que funcionarios estadounidenses y norcoreanos comenzarían el lunes conversaciones a nivel de trabajo “para coordinar las siguientes acciones, entre ellas la transferencia de los restos recuperados” en Corea del Norte.

Se desconocía de momento quiénes participaron en las conversaciones del domingo que tuvieron lugar en la tensa frontera intercoreana. Pompeo señaló que fueron “las primeras conversaciones a nivel de generales” con Corea del Norte desde 2009.

Señaló que con la reunión “se cumplió uno de los compromisos” del gobernante norcoreano Kim Jon Un asumido en la cumbre del mes pasado con el presidente Donald Trump en Singapur.

“Las conversaciones de hoy fueron productivas y de cooperación, y resultaron en compromisos firmes”, declaró Pompeo.

“Además, ambas partes acordaron reiniciar las operaciones de campo en la RPDC para buscar, según cálculos, a unos 5.300 estadounidenses que nunca regresaron a su país”, agregó. Corea del Norte es conocida oficialmente como la República Popular Democrática de Corea.

Funcionarios norcoreanos cancelaron una reunión con funcionarios estadounidenses programada para la semana pasada a fin de examinar el asunto de los restos de los caídos y atribuyeron la decisión a falta de preparativos. El Ministro del Exterior de Corea del Sur dijo que el Norte solicitó entonces conversaciones a mayor nivel con el Comando de Naciones Unidas encabezado por Estados Unidos.

Según conjeturas, Pyongyang pretende discusiones expeditas sobre asuntos más críticos, como alcanzar una declaración que ponga fin formalmente a la guerra, que concluyó con un armisticio y no con un tratado de paz.

La reunión del domingo tuvo lugar una semana después de la visita de Pompeo a Pyongyang para comenzar las conversaciones de seguimiento a la cumbre del mes pasado en Singapur en la que Trump y Kim hicieron pronunciamientos vagos a favor de una Península Coreana libre de armas nucleares sin describir ni cuándo ni cómo podría concretarse.