CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Mientras México recordaba el martes a Javier Valdez, el reconocido reportero de Sinaloa asesinado el 15 de mayo de 2017, un nuevo informador fue ejecutado en el sureste del país y suman 33 los comunicadores muertos desde diciembre de 2012.

El periodista Juan Carlos Huerta, que trabajaba en una radio local de la ciudad de Villahermosa, se disponía a subir a su vehículo frente a su casa cuando lo mataron, explicó el gobernador del estado de Tabasco, Arturo Núñez.

Núñez dijo que todavía es muy pronto para saber el móvil del crimen pero adelantó que no se trató de un robo sino de una ejecución.

El mandatario estatal lamentó el homicidio de un “comunicador líder en su ámbito” al que también calificó de “amigo”. Señaló que las autoridades lograron identificar un vehículo negro desde donde atentaron contra él y aseguró que se han reforzado las medidas de seguridad en el municipio y en el estado. Los tres niveles de gobierno cooperan para esclarecer el crimen.

Juan Carlos Huerta fundó un espacio de radio llamado Panorama sin Reservas. El programa subió el martes a su página de Facebook una emisión especial en la que tres de sus compañeros reclamaron justicia con la voz entrecortada por el dolor.

“Hoy en Tabasco fue asesinado el titular de este programa”, dijo uno de los locutores, que no se identifica en el vídeo. “Hoy no hay ánimo para hacer un programa de noticias, la principal noticia del día nos ha dejado sin palabras”, agregó su compañero.

Según el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés), al menos otros 32 informadores han sido asesinados desde que el presidente Enrique Peña Nieto llegó al poder el 1 de diciembre de 2012. En 16 de los casos se ha podido confirmar que el móvil del homicidio fue su labor periodística.

En dos de los casos más sonados, el asesinato de Valdez y el de Miroslava Breach, una reportera de Chihuahua asesinada en marzo de 2017, las autoridades han detenido a los presuntos autores materiales.

El CPJ y Reporteros sin Fronteras han instado a las autoridades federales a que esclarezcan todos casos que muestran la situación de vulnerabilidad que atraviesa la prensa en México.