SAN JOSE, Costa Rica (AP) — El gobierno de Costa Rica espera que las autoridades de Belice acepten recibir a los casi 3.000 migrantes cubanos que están varados en territorio costarricense desde mediados de noviembre, para que continúen su ruta hacia la frontera entre México y Estados Unidos.

Según explicó el viernes el ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Manuel González, el próximo martes el Consejo de Ministros de Belice analizará la solicitud que el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís, le hizo directamente al primer ministro beliceño, Dean Barrow.

La idea de Costa Rica es transportar a los migrantes por vía aérea hasta Belice, para que desde ese país crucen la frontera mexicana y continúen su viaje hacia Estados Unidos.

González explicó que se descartó la posibilidad de realizar este traslado por Guatemala, pues su gobierno indicó que no existen las condiciones para garantizar la seguridad de los migrantes, además de que México con frecuencia deporta a ciudadanos guatemaltecos que cruzan ilegalmente su frontera.

"México insiste que deben ser recibidos desde otro país, que no pueden llegar directamente a México, de ahí la razón por la cual en un principio se había pensado en Guatemala y ahora estamos considerando Belice", comentó el ministro.

Añadió que se trabaja con organismos internacionales para negociar con aerolíneas que puedan facilitar el traslado de los cubanos, situación que se complica con la entrada de la temporada alta para el sector de transporte aéreo.

"Quiero ser muy claro en el sentido de que los costos del transporte aéreo tendrán que ser asumidos por cada persona que viaje, el gobierno de Costa Rica no puede asumir esos costos, ellos tendrían que pagarlos y en virtud de ello hemos recurrido a agencias internacionales para negociar con las aerolíneas costos lo más accesibles posibles", enfatizó González.

El canciller indicó que Costa Rica estaría dispuesto a compartir con Panamá la información necesaria para trasladar a los cubanos que se encuentran en ese país detenidos en la zona de Puerto Obladía.

Pese a que las autoridades panameñas han decidido frenar el paso de cubanos hacia Costa Rica, el ministro González asegura que al puesto fronterizo de Paso Canoas, en el sur del país, siguen llegando en promedio entre 100 y 150 migrantes cubanos que arriban por diferentes rutas.