KUALA LUMPUR, Malasia (AP) — Una provincia del norte de Malasia ha quedado paralizada a raíz de una severa tormenta que dejó dos muertos y ha obligado a unas 2.000 personas a huir de sus hogares.

El ministro de gobierno Lim Guan Eng dijo que el estado de Penang, un popular destino turístico y centro de manufactura, está sufriendo torrenciales aguaceros y fuertes vientos desde la noche del sábado. Las aguas se elevan hasta a 3,6 metros (12 pies), sumergiendo a variaa viviendas.

El ejército ha sido despachado a ayudar a rescatar a la gente.

Lim dijo sin embargo que no hay necesidad de declarar una emergencia porque la situación está bajo control.

El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camila deben viajar a Penang el martes.