QUITO (AP) — La Contraloría ecuatoriana determinó que el vicepresidente Jorge Glas, quien se encuentra detenido, entregó un campo petrolífero a una empresa privada sin cumplir los requisitos para la concesión, lo que causó pérdidas al Estado por cinco millones de dólares.

De acuerdo con el resultado de una investigación, ese organismo determinó que en 2012, cuando Glas era ministro de Sectores Estratégicos, entregó de forma irregular junto con otros 27 funcionarios el campo denominado Singue a un consorcio privado.

El contralor Pablo Celi señaló el viernes que el vicepresidente no presentó pruebas de descargo en el plazo previsto por la ley y le fijó una multa por 5.840 dólares.

Glas está detenido desde el 2 de octubre por su presunta participación en la trama de corrupción organizada por la empresa brasileña Odebrecht. También están en prisión el exministro de Energía, un tío del vicepresidente y otros altos funcionarios estatales.

La compañía brasileña reconoció que entregó 33,5 millones de dólares en sobornos a funcionarios públicos ecuatorianos a cambio de la concesión de obras estatales. Pero recientemente el procurador Diego García aseveró que los pagos ilegales habrían alcanzado los 50 millones.