Novak Djokovic no jugará el resto de la temporada debido a una lesión en el codo derecho.

El tenista serbio anunció el miércoles que descansará el resto del año, lo que significa que se perderá el Abierto de Estados Unidos y pondrá fin a su racha de jugar en 51 torneos de Grand Slam consecutivos.

“Lo más importante para mí es recuperarme, poder jugar sin lesiones durante el mayor tiempo posible, competir en el deporte que me ha dado tanto, el deporte que amo”, dijo Djokovic. “Por supuesto que quiero volver a ganar, ganar trofeos. Pero este no es el momento de hablar sobre eso. Ahora mismo, estoy concentrado en mi recuperación”.

Hasta ahora, Djokovic jamás se ha perdido un torneo de Grand Slam desde que participó en su primero, el Abierto de Australia de 2015. Esa es la tercera racha más larga entre los hombres que siguen activos, y la séptima más larga en la historia.

En ese lapso, el serbio de 30 años ganó 12 títulos de Grand Slam, aunque esta temporada no superó los cuartos de final de ninguno de los tres primeros majors.

“Esta racha extraordinaria llegó a su fin”, señaló. “Mi cuerpo tiene sus límites, y tengo que respetarlo y agradecer todo lo que he logrado hasta ahora”.

El cuarto del ranking mundial no juega desde mediados de julio, cuando abandonó su partido ante Tomas Berdych en los cuartos de final de Wimbledon.

Djokovic indicó que Andre Agassi, quien recientemente empezó a trabajar con él a tiempo parcial, será su entrenador cuando regrese al circuito el próximo año. Su plan es disputar algún torneo de fogueo antes de participar en el Abierto de Australia en enero.

“Él respalda mi decisión de descansar, y sigue siendo mi entrenador principal”, dijo Djokovic. “Me ayudará a recuperar la condición física y a volver en un buen nivel después de un período de recuperación”.

Djokovic hizo su anuncio a través de Facebook, en su página de internet y en una conferencia de prensa en Belgrado.

Cuando se retiró de Wimbledon, Djokovic dijo que había tenido dolor en el codo durante un año y medio, y que había decidido no operarse. El miércoles reiteró que no pasará por el quirófano.

Desde que ganó el Abierto de Francia de 2016 para completar el Grand Slam de su carrera y convertirse en el primer hombre en casi medio siglo en tener simultáneamente los trofeos de los cuatro majors, el rendimiento de Djokovic sufrió un bajón. Cayó del primer al cuarto puesto del ranking y no ha ganado un solo major.

Además, su única final de un Grand Slam fue el US Open del año pasado, donde perdió ante Stan Wawrinka.

Djokovic también mencionó el miércoles que su esposa está embarazada con su segundo hijo.

“Todos los médicos que he consultado, todos los especialistas que he visitado, en Serbia y en todo el mundo, coinciden en que esta lesión necesita descanso. Es inevitable tomarme un descanso prolongado del tour”, dijo Djokovic. “Haré lo que sea necesario para recuperarme. Aprovecharé este tiempo para fortalecer mi cuerpo y también para mejorar ciertos elementos de mi tenis que no he podido mejorar en los últimos años, debido a mi exigente itinerario”.