KARANGASEM, Indonesia (AP) — Un volcán de la isla indonesia de Bali, uno de los destinos turísticos más populares del mundo, ha arrojado una columna de ceniza de hasta 7,6 kilómetros (4,7 millas) de altura y provocó el cierre del aeropuerto internacional por tercer día consecutivo el miércoles.

Las autoridades han dicho a 100.000 personas que desalojen una zona que se extiende a 10 kilómetros (6 millas) a la redonda del monte Agung, mientras el volcán expulsa fumarolas grises y blancas, y las nubes que lo rodean se tiñen de rojo al reflejar la lava en su cráter. La anterior erupción de importancia del Agung fue en 1963 y unas 1.100 personas perdieron la vida. Sin embargo, no está claro qué tan grave podría ser la erupción actual o cuánto podría durar.

Las autoridades cerraron otras 24 horas el aeropuerto por razones de seguridad, ya que la ceniza representa una amenaza para las aeronaves.

Ari Ahsanurrohim, portavoz del aeropuerto, dijo que más de 440 vuelos fueron cancelados el martes, lo que afectó a casi 60.000 pasajeros, casi la misma cifra que el lunes. El cierre de las instalaciones estará vigente hasta el jueves por la mañana. Sin vuelos disponibles, entrar y salir de Bali requiere viajar durante horas por tierra y tomar un bote hacia otra isla, a través de los mares agitados de la temporada de lluvias en Bali.

Ahsanurrohim dijo el miércoles por la mañana que hasta ahora no se ha detectado ceniza volcánica en el aeropuerto, pero que algunas observaciones del Centro Asesor de Ceniza Volcánica Darwin muestran que la ceniza ha alcanzado una altura de 7.600 metros (25.000 pies) y que se movía hacia el sur-suroeste rumbo al aeropuerto.

___

Mason informó desde Yakarta. La periodista de The Associated Press Ali Kotarumalos en Yakarta contribuyó para este despacho.