JERUSALÉN (AP) — El comité central del partido gobernante de Israel aprobó por unanimidad una resolución que pide la anexión de los asentamientos de Cisjordania, lo que envía un duro mensaje a los palestinos después que el presidente Donald Trump reconoció a Jerusalén como la capital israelí.

La decisión del domingo por la noche constituye la acción más reciente de partido Likud para distanciarse de la idea de concretar el establecimiento de un estado palestino independiente como parte de un futuro acuerdo de paz. Los palestinos censuraron la resolución y acusaron a Trump de envalentonar al Likud.

El comité central es solo una instancia asesora y la votación del domingo no refleja un cambio oficial de política. Sin embargo, sus decisiones sí reflejan las opiniones prevalecientes al interior del partido del primer ministro Benjamin Netanyahu.

Varios políticos prominentes, incluidos miembros de alto rango del gabinete de Netanyahu, votaron a favor de “imponer la ley israelí en todas las zonas liberadas en los asentamientos de Judea y Samaria”.

Entre estos figuraron los ministros Israel Katz, de Inteligencia; Gilad Erdan, de Seguridad Pública, y Zeev Elkin, de Protección Ambiental, así como la vicecanciller Tzipi Hotovely y el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat.

Sin embargo, Netanyahu no participó en la votación y su despacho declinó hacer declaraciones sobre el particular.

Erdan dijo que el Likud fue responsable de la anexión de Jerusalén y los Altos del Golán en la década de 1980, y hará lo mismo con los asentamientos en Cisjordania.

“Dos Estados para dos pueblos es un concepto que ha desaparecido del mundo”, dijo el ministro de Ciencia, Ofir Akunis, según el diario Haaretz.