MADRID (AP) — Una corte en España escuchó el martes los argumentos finales de abogados y defensores en un caso de violación grupal que es seguido de cerca en el país y que ha generado críticas sobre cómo se manejan los casos donde las mujeres supuestamente han sido abusadas sexualmente.

El caso _conocido como "La Manada", por los cinco hombres que son acusados_ se centra en las acusaciones de una mujer que denunció haber sido violada en grupo durante los Sanfermines en julio de 2016. Los cinco acusados han dicho que la mujer dio su consentimiento. La fiscalía lo niega y asegura que se utilizó violencia.

El caso que está por concluir atrajo críticas de parte de grupos feministas después de que el tribunal aceptó analizar un estudio de la defensa donde un detective reportó sobre el comportamiento de la mujer después del incidente y algunos dijeron que parecía que la víctima estaba siendo enjuiciada. El reporte del detective posteriormente fue retirado por la defensa.

Además, en los medios ha habido un abundante debate de si la mujer está diciendo la verdad.

Hubo protestas de mujeres furiosas durante varios días afuera de los juzgados en Pamplona. El 17 de noviembre, se realizaron varias manifestaciones en apoyo a la mujer _cuyo nombre no se ha dado a conocer_ en varias ciudades de España. El caso también generó una campaña en redes sociales titulada "Yo sí te creo", donde mujeres apoyan a la presunta víctima y critican la forma como se manejan los casos de agresión sexual.

El incidente desató un escándalo en 2016 cuando se supo que los cinco acusados, todos de más de 20 años, grabaron los actos sexuales en video y los compartieron con amigos a través de sus teléfonos.

El martes, la agencia de noticias Europa Press citó al abogado Agustín Martínez Becerra, quien representa a algunos de los acusados, diciendo que los actos sexuales ocurridos durante la noche a las puertas de un edificio "fueron consentidos, no hubo agresión sexual".

Agregó que los videos mostraban un acto sexual _"una película porno", acotó_ pero negó que mostraran agresión alguna.

La defensa argumenta que en ningún momento la mujer gritó o trató de defenderse. Martínez dijo que los cinco acusados, todos de Sevilla, "pueden ser verdaderos imbéciles" pero también son "buenos hijos".

Sin embargo la fiscal Elena Sarasate declaró que la "agresión sexual ha quedado totalmente demostrada", señalando que los acusados robaron el teléfono de la mujer supuestamente para evitar que ella llamara a la policía de inmediato.

El diario El Mundo publicó el martes una editorial donde dice que es un "caso vil que exige templanza". El medio defendió la forma como la corte ha manejado el caso, agregando que la "alarma social y la repulsa ante lo ocurrido no deben permitir que el ruido se imponga a la razón".

El Mundo agrega que la prensa no está exenta de culpa y agregó que algunas de las "manifestaciones cargadas de un exceso de emocionalidad" han influido en la opinión pública y poco hacen para que se haga justicia.

El juez que escuchó el caso en las últimas dos semanas emitirá su veredicto en las siguientes semanas. La fiscalía pide 22 años de cárcel para los acusados.