Marion Bartoli, campeona de Wimbledon en 2013, anunció su regreso al tenis para la próxima temporada.

La francesa de 33 años hizo el anuncio el martes, mediante su cuenta en twitter.

“Hola chicos. Tengo algo que decirles: estoy de vuelta... Va a ser todo un reto”, comentó Bartoli mediante un video en la red social. “Tengo todavía muchos entrenamientos por delante, pero espero estar lista para marzo, en el Abierto de Miami”.

Bartoli mencionó tres torneos en los que le gustaría especialmente participar: El Abierto de Francia, la Copa Federación y, desde luego, Wimbledon.

Hace cuatro años y de manera sorpresiva, Bartoli logró su único título de Grand Slam, al coronarse en Wimbledon, donde era la 15ta preclasificada. Menos de dos meses después, tras perder un encuentro en otro certamen, se retiró abruptamente.

Bartoli es recordada por su estilo y personalidad peculiares. Realizaba sus tiros de derecha y revés a dos manos, tal como Monica Seles, a quien dijo admirar desde que tenía poco más de 7 años.

El padre de Bartoli, un médico, era también su entrenador. Con él, la francesa desarrolló una forma particular de jugar.

Cruzaba los brazos antes de realizar el saque, jamás botaba la pelota en el piso antes de efectuar el servicio. Se paraba firme muy adentro de la línea de fondo para recibir el saque de una rival. Y daba saltos incesantes en su lugar o hacía swings de práctica durante las pausas entre cada punto.

Su carrera despuntó en 2007, cuando llegó a la final de Wimbledon, en la que sucumbió ante Venus Williams.

Luego vinieron las dos semanas mágicas en el All-England. Bartoli no perdió un solo set y coronó su odisea con un triunfo por 6-1, 6-4 sobre la alemana Sabine Lisicki en la final de Wimbledon, a la que puso fin con un ace.

Un año después, Bartoli se convirtió en la primera mujer en 17 años que rechazó la posibilidad de defender su título en Wimbledon.

Durante una conferencia de prensa antes del certamen de 2014, Bartoli se levantó el cuello de su blusa blanca para mostrar las cintas adhesivas que le brindaban apoyo a su hombro derecho.

“Literalmente, no puedo siquiera levantar el brazo por las mañanas”, explicó.

Esa situación, dijo, derivaba en que “definitivamente no hay remordimiento alguno” por abandonar el tenis.

Tras aquella decisión, Bartoli colaboró como comentarista de la televisión, lanzó una línea de zapatos y se dedicó al diseño de joyería.

__

Howard Fendrich está en Twitter como http://twitter.com/HowardFendrich