PORTLAND, Oregon, EEUU (AP) — El rompehielos de Royal Dutch Shell que fue blanco de manifestantes ambientales dejó la ciudad de Portland el jueves con destino a una operación petrolera en el Ártico después de un tenso bloqueo con personas en kayaks y otras que colgaban de un puente para impedir su paso.

El Fennica dejó el puerto y atravesó el río Willamette hacia el Océano Pacífico poco después de que las autoridades sacaran a los inconformes del río y el puente St. Johns.

Varios manifestantes en kayaks se movieron hacia el centro del río a medida que el rompehielos iniciaba su viaje, pero autoridades en navíos y embarcaciones personales despejaron un paso angosto para el Fennica.

Algunos funcionarios también se arrojaron al agua para sacar a algunos manifestantes que dejaban sus kayaks.

El sargento Pete Simpson, portavoz de la policía de Portland, dijo que la prioridad era la seguridad, por lo que las autoridades intentaron movilizar a los manifestantes lejos del área.

"Obviamente, esta es una situación muy particular", comentó.

El Fennica llegó a Portland la semana pasada para ser reparado. La intención era salir del puerto el jueves por la mañana, pero se vio obligado a regresar luego de que los manifestantes que colgaban del puente se rehusaron a dejar el lugar y permitir el paso de la embarcación

El rompehielos forma parte crucial del plan de operación y respuesta a derrames de Shell en la costa noroccidental de Alaska. Protege del hielo a la flota de esa compañía petrolera y cuenta con equipamiento que puede detener el flujo de petróleo que emana de los pozos.

Las acciones de las autoridades se dieron horas después de que una juez federal en Alaska ordenó a Greenpeace USA el pago de una multa por 2.500 dólares por cada hora que los manifestantes colgaran del puente sobre el río para impedir el paso de la embarcación.

En mayo, la juez federal de distrito Sharon Gleason accedió a la solicitud de Shell de que se les ordenara a los manifestantes que protestan la perforación en el Ártico que se alejaran de las embarcaciones de la empresa más allá de las zonas de seguridad.

En una audiencia el jueves en la corte de Anchorage, Gleason dijo que la multa por hora contra Greenpeace aumentaría en los siguientes días al menos que se quitara el bloqueo. Habría aumentado a 5.000 dólares por hora para el viernes, 7.500 dólares por hora para el sábado, 10.000 dólares por hora para el domingo.

El Fennica resultó dañado a principios de mes en las Islas Aleutianas, cuando impactó con un obstáculo submarino, abriéndose un tajo en el casco del barco.

Los ambientalistas esperaban demorar a la embarcación lo suficiente hasta la llegada del clima invernal, para evitar la perforación de Shell hasta 2016. Con ello esperaban que para entonces el gobierno del presidente Barack Obama cambiara de parecer en relación al tema.

Una de los manifestantes, Leah Rothelein, tomó prestado el kayak de su madre y se dirigió al río.

"Fue genial", dijo la joven de 26 años. "Estuve en el agua durante cuatro horas".

___

Joling reportó desde Anchorage, Alaska. El periodista de Associated Press Terrence Petty contribuyó con este despacho.