PRAGA (AP) — Los partidos de ultraderecha de Europa prometieron el sábado trabajar juntos para crear un nuevo modelo de cooperación en el continente muy distinto a la Unión Europea.

Los líderes partidistas de Francia, Holanda, Italia, Austria, Gran Bretaña, la República Checa y otros países se reunieron en Praga para intercambiar sus ideas sobre el futuro del continente bajo la consigna “Por una Europa de Naciones Soberanas”.

Criticaron a la UE por sus políticas en torno a la inmigración, acusaron a su líder de tratar de crear un súper estado gobernado desde Bruselas y elogiaron el enfoque del presidente estadounidense Donald Trump hacia la inmigración.

Marine Le Pen, líder del ultraderechista Frente Nacional en Francia, culpó a la UE de hacer “todo mal”.

"Porque amamos a Europa, acusamos a la UE de matar a Europa”, les dijo Le Pen a los reporteros. Indicó que los partidos participantes quieren salvar a Europa “al preservar a los Estados-nación”.

"No somos xenófobos; nos oponemos a la Unión Europea”, afirmó Le Pen. “Pienso que es algo que tenemos en común, porque la Unión Europea es una organización desastrosa que está llevando a nuestro continente a la destrucción por dilución al ahogarla en inmigrantes, por la negación de nuestros países respectivos, por drenar nuestra diversidad”.

Geert Wilders, líder del Partido por la Libertad de Holanda _opuesto al islam_, dijo que Europa debería seguir el ejemplo del presidente estadounidense de imponer restricciones a la inmigración y prohibiciones al ingreso de personas provenientes de ciertos países.

"Mi partido está convencido de que Holanda estaría mejor fuera de la Unión Europea, y eso sería mejor para nuestra economía y nuestra seguridad”, dijo.

Señaló la inmigración y la “islamización” de Europa como los problemas más urgentes del continente.

"Debemos tener el valor de introducir restricciones al ingreso de las personas de ciertos países como lo ha hecho el presidente Trump en Estados Unidos”, dijo. “Debemos tener el valor de restringir la inmigración ilegal, en lugar de incrementarla. Debemos tener el valor de repatriar a los inmigrantes ilegales”.

Los partidos con programas opuestos a los inmigrantes han estado consiguiendo avances en las urnas en Europa, aunque Wilders y Le Pen perdieron este año en las contiendas por los principales puestos políticos en sus países.

Más recientemente, el ultraderechista Partido de la Libertad de Austria se convirtió en miembro de la nueva coalición de gobierno, tras recibir más de una cuarta parte de los votos en una elección parlamentaria.

Le Pen dijo que eso era “muy buena noticia, excelente noticia para Europa”.

La reunión fue organizada por el partido Libertad y Democracia Directa, el más opuesto a los inmigrantes, los musulmanes y la UE en la República Checa. Concluyó en cuarto sitio en las elecciones parlamentarias de octubre, cuando consiguió 22 escaños de los 200 de la cámara baja.

Ese partido desea prohibir el islam, a la que llama una ideología del odio. Su presidente, Tomio Okamura, se desempeña actualmente como vicepresidente de la cámara.

Centenares de personas se congregaron en Praga el sábado para protestar contra la reunión ultraderechista.