HOUSTON (AP) — Anthony Rizzo, sobreviviente al cáncer y campeón de la pasada Serie Mundial, recibió el Premio Roberto Clemente por el trabajo que realiza su fundación para ayudar a otras familias afectadas por esta enfermedad.

El premio representa el mayor honor otorgado por las Grandes Ligas a la actitud deportiva y la ayuda comunitaria.

“Recibo esto con toda humildad”, dijo Rizzo. “Es el mayor premio que uno puede ganar, y por siempre lo apreciaré. Esto irá al frente y al centro de cualquier otra cosa que yo haya logrado en el terreno jugando béisbol”.

Rizzo, toletero de 28 años y tres veces elegido para el Juego de Estrellas, recibió el reconocimiento el viernes, antes del tercer juego de la Serie Mundial. En la campaña de 2016, Rizzo colaboró para que los Cachorros de Chicago pusieran fin a una sequía de 108 años sin títulos del Clásico de Otoño.

El pelotero tenía sólo 18 años y militaba en la organización de los Medias Rojas de Boston dentro de las menores en 2008, cuando se le diagnosticó el linfoma de Hodkins.

Recuerda claramente el momento en que los médicos dieron la noticia a su madre, sentada junto a él. Contó que, en aquel momento, iba vestido con una camiseta de “LIVESTRONG”, el proyecto caritativo creado por el ciclista Lance Armstrong.

“La Fundación LIVESTRONG era entonces muy grande. Yo decía ‘vamos a crear una fundación como ésta algún día’. Y literalmente, 10 años después, hemos completado un ciclo”, comentó Rizzo. “Ganar el premio y ser reconocido con éste me deja sin palabras sobre la fundación, el trabajo que hacemos y lo que deseamos seguir haciendo”.

Rizzo se sometió a tratamientos de quimioterapia durante seis meses, al mismo tiempo que su abuela lidiaba con un cáncer de seno. Tras la quimioterapia y seis semanas de otro tratamiento, los médicos determinaron que el cáncer de Rizzo estaba en remisión.

En 2012, el pelotero creó la Fundación Familia de Anthony Rizzo, sin fines de lucro, a fin de recaudar dinero para la investigación sobre el cáncer. Otro objetivo del organismo es apoyar a niños y familiares afectados por el padecimiento.

Las Grandes Ligas reconocen a los peloteros por su labor filantrópica desde 1971. Desde 1973, el premio recibe el nombre de Roberto Clemente, el pelotero boricua 15 veces elegido al Juego de Estrellas, quien falleció en un accidente de aviación en 1972, en la víspera del Año Nuevo, cuando se dirigía a Nicaragua para entregar ayuda a las víctimas de un terremoto.