SAN SALVADOR (AP) — El servicio de transporte Uber tendrá que suspender sus operaciones en El Salvador porque, según dijeron las autoridades el jueves, operan fuera del marco legal y se podría decomisar sus vehículos.

“Nuestra legislación no contempla ese tipo de plataformas... Hemos advertido que todo aquel ciudadano que se inscriba a Uber y que realice esta función esta expuesto a que le decomisen su vehículo”, dijo el jueves a los periodistas el viceministro de Transporte, Nelson García.

El funcionario remarcó que las leyes que rigen el transporte en El Salvador prohíben que cualquier persona traslade a otra en función comercial y dijo que si no la tiene autorización correspondiente se le impondrán multas y se decomisarán la licencia para conducir, la tarjeta de circulación y placas del vehículo.

“Los orientamos y les dijimos que tienen que buscar en la Asamblea legislativa una reforma que les permita realizar esta función”, manifestó García.

La llegada de Uber a El Salvador abrió oportunidades de trabajo para muchas personas, pero también provocó el descontento de los que trabajan como taxistas y que tienen los permisos respectivos.

“El trabajo bajó bastante para nosotros, pero yo no me opongo a que se ganen la vida, pero que lo hagan sacando los permisos como nosotros”, dijo a The Associarted Press, Carlos López, un hombre de 55 años que desde hace 35 trabaja manejando un taxi.

Uber opera en El Salvador desde mayo de 2017. Hasta el momento la empresa no ha respondido un correo de AP solicitando su posición.