EL CAIRO (AP) — El secretario de Estado Rex Tillerson llegó a Egipto el domingo al inicio de una gira por cinco naciones que coincide con un aumento en las tensiones regionales y la inquietud por las políticas del gobierno del presidente Donald Trump en Oriente Medio.

Su llegada a El Cairo se produce un día después de que Israel llevó a cabo una ola de ataques aéreos en Siria tras interceptar un dron iraní que se infiltró en su espacio aéreo y un F-16 israelí fue derribado a su regreso de Siria. Fue la incursión israelí más seria en este país desde que comenzó la guerra en 2011.

En Egipto, así como en Kuwait, Líbano y Jordania _la otra escala de la gira árabe_, Tillerson seguramente escuchará fuertes críticas a la reciente decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel. La medida enfureció a los aliados árabes de Washington y socavó las posibilidades de una la reanudación de las estancadas negociaciones entre israelíes y palestinos.

Funcionarios de Estados Unidos reconocieron el viernes que la mayoría de las discusiones de Tillerson serán difíciles, señalando que aquellas con Turquía probablemente serán especialmente espinosas dada la acción militar turca contra los rebeldes kurdos respaldados por Estados Unidos en el norte de Siria y la creciente retórica antiestadounidense en Ankara. Pero los funcionarios dijeron que la diplomacia es necesaria para consolidar los avances frente al Estado Islámico y restablecer la estabilidad regional a medida que la administración presiona a otras naciones y compañías privadas para ayudar en la reconstrucción de Siria tras la guerra.

Tillerson se reunirá con el presidente Abdel-Fatá el-Sisi en El Cairo el lunes, tres días después de que el líder egipcio ordenó a sus fuerzas de seguridad lanzar una gran ofensiva contra militantes islámicos en la península del Sinaí, el delta del Nilo y el desierto occidental.