LONDRES (AP) — Las autoridades británicas advirtieron el domingo que han detectado residuos de un agente neurotóxico en un restaurante y en un bar donde al parecer fueron envenenados un ex espía ruso y su hija, quienes permanecen gravemente enfermos.

El riesgo al público sigue siendo ínfimo pero podría aumentar si la población queda expuesta a las sustancias contaminantes, dijo la doctora Jenny Harries de la agencia de salud pública.

Quienes hay acudido a esas localidades en la ciudad de Salisbury el 4 o 5 de marzo deben tomar precauciones “simples” como lavar la ropa y otras posesiones, a fin de evitar toda posibilidad de contacto con el contaminante.

“Se trata de consejos sumamente prácticos” para unas pocas cientos de personas, dijo la experta, añadiendo que no hay pruebas inequívocas de que hay gente que tiene residuos de la sustancia en su ropa.

Harries dijo que el pedido de precauciones no significa que el riesgo al público haya aumentado.

La funcionaria habló poco después de que la agencia de salud emitió un comunicado con consejos y precauciones, la primera vez que funcionarios británicos le piden al público tomar medidas en el caso.

Se negó a responder directamente a preguntas sobre por qué le tomó al gobierno una semana para emitir consejos y medidas de precaución.

“Es importante entender que el público en general no debe preocuparse”, dijo la funcionaria. “En base a la evidencia disponible actualmente, el riesgo es sumamente bajo”.

Funcionarios de hospitales en Salisbury ratificaron que no hay evidencia de que nadie más haya sido afectado aparte del ex espía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia, quienes según se ha informado comieron en el restaurante Zizzi antes de caer gravemente enfermos.

Las autoridades dijeron que también se detectaron residuos del contaminante en un bar llamado The Mill.

“Aunque no hay riesgo inmediato a quienes haya acudido a esos locales, es posible, aunque poco probable, que perduren residuos ínfimos en ropa u otros objetos y que puedan contaminar la piel", dijo la agencia en un comunicado.

"Con el pasar del tiempo, el contacto repetido de la piel con objetos contaminados podría presentar un riesgo a la salud”, agregó.

La agencia dijo que la ropa puede lavarse “en una máquina lavadora normal, con detergente normal, a la temperatura recomendada para ese tipo de prenda”.

Recomendó además "limpiar artículos personales como teléfonos, carteras y artefactos electrónicos con pañuelos higiénicos y arrojar los pañuelos a la basura”.

Las autoridades no han divulgado el nombre de la sustancia tóxica detectada.

Una gran investigación policial se ha iniciado en Salisbury, donde expertos forenses en trajes herméticos están tratando de esclarecer el ataque.

Entre los lugares inspeccionados está el restaurante Zizzi, ahora cerrado al público, y las tumbas donde yacen los restos de la esposa y el hijo de Skripal. También se ha inspeccionado la casa de Skripal.

El sábado a la noche, la secretaria del interior Amber Rudd dijo que es “demasiado temprano” como para saber quién fue el responsable del ataque. Las autoridades han advertido que tomarán severas represalias si se determina que el gobierno ruso fue el responsable.