WICHITA, Kansas, EE.UU. (AP) — Una corte federal de apelaciones en Estados Unidos falló que los jueces no pueden negarles libertad bajo fianza a los inmigrantes en casos penales solamente porque están en el país ilegalmente y pudieran ser deportados antes de ser enjuiciados.

La decisión de un panel de tres jueces la semana pasada, que pasó casi desapercibida, es la primera de su tipo en la Corte de Apelaciones del Décimo Circuito en Kansas, y fija un estándar legal para la excarcelación de inmigrantes antes de juicios por causas penales en un territorio que incluye Oklahoma, Kansas, Nuevo México, Colorado, Wyoming y Utah.

La corte hizo notar que la Ley de Reforma de Fianzas requiere que los jueces decidan "caso por caso" la detención previa a un juicio de inmigrantes sujetos a deportación, y que tomen en cuenta varios factores para determinar el riesgo de que el inmigrante pueda darse a la fuga. Al hacerlo, los magistrados no pueden considerar la posibilidad de deportación, señaló el panel.

En el centro del caso está si un acusado puede ser considerado como riesgoso de que se dé a la fuga solamente porque el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) ha presentado una "orden de retención”, que en esencia es una notificación en la que se le solicita al Servicio de Alguaciles Federales (USMS, por sus siglas en inglés) que se ponga en contacto con el ICE antes de excarcelar a una persona.

"No hacemos un análisis en general de la gente y eso es lo que hemos obtenido. La ‘orden de retención’ del ICE se ha convertido en el estigma de los acusados, y no debería ser así”, dijo Michael Sharma-Crawford, un abogado de inmigración en Kansas City, Missouri, que no está involucrado en el caso. "El carácter del acusado es lo que todo el mundo debería estar examinando", agregó.

Dijo que el fallo de la semana pasada es "profundo", debido a que las cortes ya no podrán considerar que un inmigrante podría darse a la fuga simplemente porque se ha solicitado una orden de retención.

La corte de apelaciones tomó su decisión en el caso de Mario Ailon, un guatemalteco que había vivido ilegalmente en Dodge City, Kansas, al menos siete años antes de ser arrestado en julio. El ICE refirió el asunto al Departamento de Justicia para su procesamiento penal tras determinar que Ailon había reingresado a Estados Unidos ilegalmente luego de ser deportado en el 2001. Está acusado de reingresar después de ser deportado, uso inapropiado de un número del Seguro Social, hacer declaraciones falsas por escrito al gobierno federal y robo de identidad agravado.