BAGDAD (AP) — Human Rights Watch llamó al gobierno iraquí investigar si se ha usado una fuerza excesiva al momento de dispersar protestas que pedían mejores servicios y empleos en el sur del país.

El grupo de derechos humanos emitió un reporte el martes en que pidió que los integrantes de las fuerzas de seguridad que usen fuerza letal sean procesados por la justicia.

Hace pocos días, en la provincia de Basora, los residentes salieron a las calles a protestar por la falta de empleos y de servicios públicos. Las concentraciones se extendieron a otras localidades entre la zona chií de Irak.

Las protestas se tornaron violentas y las fuerzas de seguridad mataron a varios manifestantes que se abalanzaron contra los policías o que dañaron propiedad pública.

Sarah Leah Whitson, director de la agrupación para el Medio Oriente, advirtió que “si el gobierno no enfrenta las quejas seguirá el peligro de más protestas sangrientas”.