NYON, Suiza (AP) — El Marsella despidió a Patrice Evra el viernes luego que el francés fuera suspendido por la UEFA por el resto de los partidos de competencias europeas de la temporada por un incidente en que propinó una patada a un aficionado de su propio club previo a un partido de la Liga Europa.

El irascible defensor deberá además pagar una multa de 10.000 euros (11.650 dólares) a la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA, por sus siglas en inglés).

Evra sostuvo una discusión verbal con fanáticos del Marsella antes del encuentro por la Liga Europa ante el Vitoria, de Portugal, el 2 de noviembre. Pero luego, el futbolista de 36 años conectó una patada a la cabeza de uno de los aficionados antes de ser retirado del lugar por el portugués Rolando, su compañero de equipo.

El árbitro expulsó a Evra antes del partido debido al incidente, por el cual el Marsella inició por su cuenta una investigación interna.

Poco después que la UEFA anunciara la suspensión hasta el 30 de junio de 2018 de los compromisos del Marsella, el club francés informó que el su contrato era finalizado con "efecto inmediato".

Evra cometió un acto "irreparable" al "responder a las vergonzosas provocaciones de un puñado de individuos", indicó el equipo en su página de internet, agregando que la decisión fue tomada por "acuerdo mutuo".

Marsella agregó que impondrá un castigo a los aficionados por el tipo de conducta mostrada hacia Evra, pero no especificó si castigaría a quienes insultaron al ahora ex defensor.

El club es muy conocido por contar con una poderosa base de aficionados capaces de ejercer presión a directiva y jugadores por igual.

"Hoy es un día muy triste. Primero que nada para Patrice Evra, que obviamente comprendió todas las consecuencias de sus actos y que ya no podrá cumplir su pasión (de jugar) con el Marsella", detalló el presidente del equipo, Jacques-Henri Eyraud. "También para los aficionados del Marsella, que son estigmatizados por el comportamiento irresponsable de un puñado de ellos".

Antes del juego del domingo en casa frente al Caen, los seguidores del club dejaron claro que Evra ya no era bienvenido, desplegando en el Stade Velodrome dos pancartas en que lo criticaban.

"Este juego ha terminado", leía una de las pancartas en inglés, burlándose de las publicaciones que Evra suele hacer en las redes sociales en que se graba a sí mismo hablando sobre fútbol y en que dice "adoro este juego" mientras estalla de risa.

El Marsella también fue hallado responsable de la invasión de sus aficionados a la cancha, de los fuegos artificiales que encendieron y otros daños causados, por lo que deberá pagar al Vitoria 25.000 euros (29.000 dólares) en los próximos 30 días.