MILÁN (AP) — El buque guardacostas italiano Diciotto atracó en el puerto siciliano de Catania con 177 migrantes a bordo que aguardan la decisión de qué país los aceptará luego de un nuevo entredicho entre Italia y Malta.

Aunque la nave llegó a puerto el lunes por la noche, el gobierno no permitió el desembarco de los migrantes mientras espera la decisión de la Unión Europea.

Entre los migrantes, rescatados la semana pasada, hay 28 menores no acompañados.

Malta se niega a recibirlos con el argumento de que el barco de los traficantes no estaba en apuros al pasar por sus aguas territoriales y en todo caso los migrantes preferían ir a Italia.

Italia ha pedido a la UE que busque una solución. Previamente el ministro del Interior, Matteo Salvini, amenazó con enviarlos de regreso a Libia.