NUEVA YORK (AP) — El disparo de Anthony Davis de media cancha después del tercer periodo fue demasiado tardío como para darle puntos, si bien le dio esa sensación de invencibilidad que sólo las grandes estrellas experimentan.

“De cierta forma lo percibí, pero es decir uno realmente nunca encesta esos”, dijo Davis sobre su tiro desde su propia cancha “Por eso cuando cayó yo sólo sentí que esta era definitivamente mi noche".

Y gracias a su enorme esfuerzo, también fue la noche de los Pelicans.

Davis sumó 48 puntos _su mayor cifra de la temporada_ y 17 rebotes al guiar a Nueva Orleans a recuperarse de una desventaja de 19 puntos al cierre del tercer periodo para vencer el domingo 123-118 a los Knicks de Nueva York en tiempo extra.

Jrue Holiday agregó 31 unidades, y DeMarcus Cousins aportó 15 tantos, 16 tableros, siete robos de balón y cinco asistencias por los Pelicans, que perdían por 16 puntos después del primer periodo, incluso por más cerca del final del tercero y por nueve a menos de 4:30 minutos del final del cuarto periodo.

Pero Nueva Orleans siguió luchando y Holiday encestó tres tiros de campo y un par de tiros libres en tiempo extra para ayudarle a su equipo a coronar la remontada.

"Creo que hicimos un grandioso trabajo en el tiempo extra", señaló el coach de los Pelicans, Alvin Gentry. "(Davis) fue simplemente crucial para nosotros, y cuando uno entra en esas zonas de esa forma él es realmente bueno".

Kristaps Porzingis y Tim Hardaway Jr. anotaron 25 puntos cada uno por los Knicks, que sufrieron su tercer descalabro en fila y 10mo en sus últimos 12 partidos. Jarrett Jack contribuyó con 22 unidades _su mejor desempeño de la campaña_ y Enes Kanter terminó con 18 puntos y 10 rebotes.

Nueva York parecía tener el control al cierre de un tercer periodo de muchos puntos, en el que superó a los Pelicans 39-34.

Cinco días después de una derrota en doble tiempo extra ante Chicago en un partido que ganaban por 11, los Knicks cedieron otra amplia ventaja en una manera miserable de poner fin a un inusual juego como locales en enero antes de iniciar el lunes en Brooklyn una gira de siete encuentros de costa a costa que los mantendrá fuera de casa por dos semanas.