OVIEDO, España (AP) — El polémico intento separatista de la región de Cataluña fue el viernes un tema inevitable durante la ceremonia de premiación del prestigioso galardón Princesa de Asturias.

El rey Felipe VI de España recibió una ovación de pie después de pronunciar un discurso en el que dijo que Cataluña “es y será una parte esencial de España”.

Líderes europeos también hablaron de manera indirecta sobre el tema, que ha generado una tensa confrontación entre separatistas catalanes y el gobierno central de España.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, y el jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker se presentaron en la ciudad de Oviedo, en el norte de España, para recibir un galardón a nombre de la Unión Europea. Dejaron en claro su apoyo a los esfuerzos del presidente Mariano Rajoy por mantener unida a España, y recibieron una fuerte ovación por los asistentes al Teatro Campoamor de la región de Asturias.

Entre los galardonados hubo comediantes argentinos, el museo y biblioteca Sociedad Hispánica de América, astrofísicos, el artista sudafricano William Kentridge y la investigadora británica Karen Armstrong. Los ganadores fueron anunciados a principios de este año.

Cuatro representantes del equipo nacional de rugby de Nueva Zelanda, que obtuvo el reconocimiento deportivo por su éxito y la integración racial y cultural, brindaron un momento de relajación al realizar sobre el escenario una haka — un tradicional baile tribal — después de recibir su premio.