DAYTON, Ohio, EE.UU. (AP) — Una llamada al número de emergencias 911 proveniente de una base de la Fuerza Aérea en Ohio envió vehículos blindados y patrullas de la policía el jueves a un centro médico en donde las personas se resguardaron hasta que las autoridades determinaron que no había una amenaza.

Durante una exhaustiva búsqueda luego de recibir la llamada, un miembro de seguridad disparó a través de una puerta cerrada mientras revisaba el hospital, de acuerdo con los funcionarios de la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson.

La llamada se produjo durante un ejercicio de entrenamiento que incluía un escenario de un tiroteo en otra zona de la base, al menos a un kilómetro de distancia, indicó Daryl Mayer, portavoz de la base.

Hasta ahora, no está claro por qué la llamada al número de emergencias provino desde el interior de la base o si fue provocada por la ejecución del ejercicio, agregó el portavoz.

Miembros del equipo de seguridad que participaron en el entrenamiento no disparan contra sus posibles objetivos y utilizan armas que evidentemente no son reales, aseveró Mayer.

Los tuits publicados por la base y las autoridades, en los que se indicó que las fuerzas de seguridad estaban respondiendo a un reporte de un tiroteo desencadenaron una situación de alarma en la base Wright-Patterson, que cuenta con más de 27.000 empleados civiles y personal militar.

Algunos empleados dijeron a través de Twitter que estaban encerrados y escondidos en sus oficinas.

En cuestión de dos horas, personal militar y trabajadores médicos comenzaron a salir del hospital con los brazos en alto y permanecieron fuera del edificio.

El comandante de la base, el coronel Thomas Sherman, dijo que las fuerzas de seguridad suspendieron su ejercicio de entrenamiento y acudieron al hospital tras la llamada al 911. Después de que los elementos de seguridad registraron el hospital, que había estado cerrado, determinaron que no había habido ningún tiroteo.

“No diría que algo salió mal en este caso”, indicó Sherman y agregó que se abrirá una investigación al hecho.

___

Los periodistas de The Associated Press John Seewer en Toledo, Ohio, y Andrew Welsh-Huggins en Columbus contribuyeron a este despacho.