WASHINGTON (AP) — Las declaraciones incendiarias de Donald Trump, así como la respuesta de su Partido Republicano, se han convertido en una mina de oro política para los demócratas.

El titular del bloque demócrata en el Senado, Harry Reid, las aprovechó bien el martes al atacar primero a Trump por las críticas que hizo a su correligionario John McCain y luego a un blanco más grande: la enorme gama de aspirantes republicanos y al partido en su conjunto.

Reid, de Nevada, dijo que si bien los rivales de Trump por la candidatura republicana rechazaron casi unánimemente su insinuación de que McCain no es un verdadero héroe de guerra, fueron mucho más tibios al responder a las declaraciones del magnate inmobiliario de que los inmigrantes mexicanos son "criminales" y "violadores".

"Detrás de ese silencio se oculta una verdad lamentable, que es la siguiente: Cuando se trata de la política inmigratoria, no hay una diferencia significativa entre el Partido Republicano y Donald Trump", dijo Reid.

Los republicanos quieren diferenciarse claramente de Trump. Pero él se envalentona cada vez que le responden, reconocieron varios en el partido.

McCain dijo a sus compañeros de bloque durante su almuerzo semanal de los martes a puertas cerradas que no responderá más a las provocaciones de Trump.

"John se paró y dijo, 'No le voy a responder a Donald Trump''', reveló el senador Dan Coats, de Indiana. Añadió, y otros republicanos confirmaron, que el bloque respondió a McCain con un fuerte aplauso.

En tanto, Reid observó que el exgobernador de Florida Jeb Bush, el senador texano Ted Cruz, el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie y el gobernador de Wisconsin Scott Walker, todos aspirantes a la candidatura republicana, se oponen a dar una vía a la ciudadanía a los inmigrantes que viven en el país de manera ilegal.

"De modo que si bien el resto de los aspirantes republicanos no utilizan la misma retórica repugnante, que nadie se equivoque: sintonizan la misma onda que Donald Trump", dijo Reid. "Le pido a cada republicano que hace campaña por la presidencia: Dime una sola diferencia entre tu política inmigratoria y la política inmigratoria de Trump. Dada la historia reciente, preveo un silencio ensordecedor".

Otros demócratas, incluida la precandidata presidencial Hillary Rodham Clinton, formularon críticas similares.

Clinton dijo en Arkansas el fin de semana que las declaraciones de Trump "son vergonzosas, como lo es que sus correligionarios republicanos tardaran tanto en responderle. La triste verdad es que si uno mira muchas de sus políticas, es difícil distinguirlas unas de otras".

Trump ha ratificado sus declaraciones sobre los inmigrantes y sobre McCain, que fue prisionero de guerra en Vietnam durante cinco años. Trump dijo que prefiere a la gente que no fue capturada.

La inmigración siempre es un asunto difícil de abordar para los republicanos, lo cual explicaría por qué algunos de los candidatos han sido tan cautos en sus respuestas a Trump. Por su parte, Cruz lo ha elogiado públicamente.

Por eso la senadora demócrata Claire McCaskill dijo en Twitter: "Parece indigno que Cruz siga a Trump como un perrito perdido, esperando recoger sus sobras cuando finalmente se derrumbe".