SEATTLE, Washington, EE.UU. (AP) — Los investigadores están observando a una orca en peligro de extinción que lleva una semana manteniendo a flote a su cría muerta en aguas frente a la costa noroeste de Estados Unidos. El caso que ha conmovido a todo el mundo subraya la difícil situación de la población en declive de estos cetáceos, que no han tenido un nacimiento exitoso desde 2015.

La orca en duelo, conocida como J35, ha estado empujando a su cría muerta durante varios kilómetros en las aguas del estado de Washington y Columbia Británica.

La cría murió el 24 de julio poco después de nacer. Su madre, de 20 años, fue vista el martes por la noche todavía aferrada a ella frente a las Islas del Golfo de Columbia Británica, dijo Jenny Atkinson, directora del Museo de Ballenas de la Isla de San Juan.

Los expertos dicen que la orca y otros miembros de su familia están de luto. Aunque no es raro que orcas, ballenas y delfines den muestras de luto por sus crías, es inusual que esta madre lo haga desde hace tanto tiempo.

"Hay evidencia de que los cetáceos como los delfines y las ballenas a menudo están cerca de los cadáveres. A veces es por curiosidad o exploración y no necesariamente por una emoción. Otras madres delfines y ballenas han mantenido sus crías flotando", dijo Barbara King, profesora emérita de Antropología en el College of William and Mary y autora de "How Animals Grieve" (“El duelo de los animales”).

"Lo que es diferente en el caso de J35 es su persistencia", dijo. "¿Qué tan resistente puede ser? ¿Cuánto tiempo puede seguir así? ¿Está comiendo? ¿Está cuidando de sí misma?", preguntó.

Se ha observado que la madre y su manada se han estado turnando para mantener la cría a flote, añadió Atkinson. Un equipo de Soundwatch, un programa del Museo de Ballenas para la educación de navegantes, está pasando casi 11 horas diarias rastreando a J-35, también llamada Tahlequah, asegurándose de que los navegantes se mantengan a distancia de las orcas.

Los investigadores han recolectado muestras de heces del grupo de ballenas. También se están preparando para tratar de recuperar la cría muerta para examinarla y saber por qué murió.