SAN JOSÉ, California, EE.UU. (AP) — El obispo de la diócesis católica de San José dio marcha atrás a su plan de vivir en una casa en Silicon Valley con un valor de 2,3 millones de dólares que la diócesis compró para su retiro.

Patrick J. McGrath reconoció que fue un “error de juicio” y dijo que en su lugar planea vivir en una de las parroquias de la diócesis, reportó el martes el periódico San Jose Mercury News. La casa se pondrá a la venta.

“No consideré de forma correcta la crisis de vivienda en este valle, y la lucha de tantas familias y comunidades debido a esa crisis”, dijo McGrath en un comunicado. “He escuchado a muchos en relación a este tema y he decidido no mudarme a esta casa”.

McGrath cambió de opinión después de que los 640.000 católicos que pertenecen a esa diócesis cuestionaran la compra de una casa de 306 metros cuadrados (casi 3.300 pies cuadrados) por ir en contra de la misión de caridad y atención a los pobres de la Iglesia.

El plan también parecía contradecir comentarios hechos anteriormente por el propio obispo sobre la desigualdad de la vivienda en el norte de California, en donde los elevados precios han dejado a la gente de menor ingreso sin vivienda.

En 2016, McGrath coescribió un artículo que respaldaba una emisión de bonos por 950 millones de dólares para vivienda asequible en el cual escribió que “demasiados niños y familias viven en autos o junto con otras familias en pequeñas casas porque no pueden pagar solos la renta”.

El obispo, de 73 años, dijo que cualquier ganancia de la venta de la casa será donada a Charities Housing, una división de Catholic Charities del condado de Santa Clara.

“Acepto toda la responsabilidad por esta decisión y creo que la venta de la casa es la acción correcta”, dijo.