LA PAZ, Bolivia (AP) — El Tribunal Constitucional de Bolivia allanó la ruta para que el presidente Evo Morales se postule a un cuarto mandato en las elecciones presidenciales de fines de 2019, pese a que la constitución de la nación andina lo tiene vedado.

El Tribunal avaló en un fallo la aplicación de la Convención Americana de los Derechos Humanos por encima de la carta magna boliviana, al considerar que esa norma interamericana es “más favorable a los derechos políticos”, dijo el presidente de ese órgano de justicia, Macario Lahor Cortez, en rueda de prensa el martes.

El gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) había presentado en septiembre un recurso legal pidiendo a ese tribunal la aplicación preferente de esa convención, que entró en vigor en 1978 y que garantiza a los ciudadanos el derecho a ser elegidos en comicios.

El MAS apeló a ese tribunal después de que Morales perdió en febrero de 2016 un referendo para cambiar la constitución. Es la primera vez desde el retorno de la democracia en 1982 que un gobernante desconoce la voluntad popular.

Morales llegó al poder en 2006 y tres años después aprobó una nueva carta fundamental que abrió las puertas de la reelección consecutiva por una sola vez, lo que logró el mandatario en 2010 con el 64% de los votos. Impulsado por otro fallo controversial de la justicia que le abrió la ruta para postularse por tercera ocasión, el gobernante indígena repitió su triunfo en 2014.

La oposición cuestionó el nuevo fallo anunciado el martes. Varios de sus líderes denunciaron un presunto contubernio entre el gobierno y el Poder Judicial.

“El Tribunal Constitucional del régimen consuma un golpe a la constitución y al pueblo”, dijo en su cuenta de Twitter Samuel Doria Medina, líder de Unidad Nacional, el principal partido de oposición.

“Lo que busca Morales es quedarse en el poder cuando la Convención dice todo lo contrario”, señaló el expresidente Jorge Quiroga, cuyo partido y otros de oposición denunciaron con anterioridad ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la pretensión reeleccionista del mandatario. “Dudo mucho que la Convención convalide esta decisión”.

Por su parte, partidarios y sindicatos afines al gobernante apoyaron el fallo frente al palacio presidencial en La Paz.

Aunque Morales sigue siendo el político más influyente, su popularidad se ha visto mermada en el último tiempo por presuntas denuncias de corrupción en su gobierno y manipulación de la justicia. Varios magistrados han sido denunciados de tener procesos penales inconclusos, entre ellos el propio presidente del Tribunal Constitucional.

En octubre, una encuesta de la empresa Ipsos para una red televisiva dijo que el 68% de los bolivianos rechaza la reelección del mandatario en los comicios presidenciales de diciembre de 2019.

___

La periodista de The Associated Press, Paola Flores, contribuyó con este reporte.