DETROIT (AP) — Un juez federal en Detroit desestimó uno de varios cargos contra dos médicos en relación con una causa de mutilación genital femenina.

El juez Bernard Friedman falló el domingo que Jumana Nagarwala y Fakhruddin Attar no cometieron conspiración para transportar a menores para una actividad criminal. Dos de las niñas a las que Attar está acusada de operar en la clínica de Attar eran de Minnesota.

Friedman escribió en su fallo que los fiscales no habían argumentado que una “gratificación libidinosa” fuese “buscada u obtenida” al someter a las niñas al procedimiento.

"Los hechos alegados en la impugnación no respaldan ese cargo porque, de acuerdo con la ley, la mutilación genital, aunque está prohibida como acto criminal, no es una ‘actividad sexual criminal’”, escribió.

Los abogados de los doctores habían pedido la anulación del cargo.

La mutilación genital femenina, conocida también como circuncisión femenina, ha sido condenada por la ONU e ilegalizada en Estados Unidos. Pero es común en partes de Asia, África y el Oriente Medio.

Nagarwala fue arrestada en abril. Está acusada de mutilar al menos a seis niñas en la clínica de Attar en Livonia, al oeste de Detroit. Las dos niñas de Minnesota fueron llevadas a Michigan por sus madres, que están acusadas también en la causa. Las niñas tenían 7 años de edad en el momento de las operaciones.

Nagarwala niega que haya cometido un delito. Argumenta que simplemente siguió una costumbre de su secta religiosa musulmana, Dawoodi Bohra, basada en India.