JERUSALÉN (AP) — Cuando la elite del ciclismo se reúna el próximo año en Israel para el inicio del Giro de Italia, tendrán que lidiar con las colinas de Jerusalén, pasarán por las relucientes costas del Mediterráneo y pedalearán por el árido terreno del desierto de Negev.

Pero uno de los lugares que no visitarán será la joya del turismo de la región, la ciudad antigua de Jerusalén.

Los organizadores de la carrera, que por primera vez comenzará en Israel, dijeron que la ruta no pasará por cualquier territorio que sea considerado como ocupado por la comunidad internacional. Eso significa que no pasará por Cisjordania ni el este de Jerusalén, dos territorios que Israel anexó en la guerra de 1967, y que son reclamados por los palestinos.

El director de la carrera, Maurio Vegni, dijo que está al tanto de la delicada situación política de la región, y dijo que la ruta fue diseñada con la “guía” de la cancillería de Italia.

“La realidad es que queremos que sea un evento deportivo, y mantenernos al margen de cualquier discusión política”, dijo Vegni a The Associated Press.

Esta será la primera vez que el Giro, o cualquiera de las tres carreras más importantes del ciclismo mundial, comienza fuera de Europa.

___

Dampf reportó desde Roma.